¿Es ético el turismo de tugurios?

TurismoPlus.ORG

¿Es moralmente reprobable que un turista muestre como recuerdo de un viaje la foto de un niño depauperado frente a una chabola?

Bueno, como todo (o casi todo) en la vida las cosas tienen al menos 2 formas de verlas y a veces tantas interpretaciones como personas involucradas. Y si se trata del llamado “turismo de tugurios” también.

Algunos ven esta modalidad como una opción para acercar a los viajeros a las difíciles condiciones en que viven millones de personas, ocultas a veces detrás de un país con bellezas naturales, arquitectónicas o culturales deslumbrantes.

Otros lo ven como expresión de un snobismo de gente privilegiada estimulado por intereses económicos de la industria turística con fines exclusivamente de lucro.

Una investigación de Christine Blau para National Geographic revela que –contrario a lo que pudiera creerse- se trata de una modalidad turística ya recogida en el Oxford English Dictionary en la década de 1860 como “”Slumming”,

La autora recuerda que en septiembre de 1884 The New York Times publicó un artículo sobre la tendencia mediante la cual los londinenses ricos comenzaron a visitar el mal reputado East End de la ciudad a partir de 1840.

india-pobrezaLa moda llegó a Nueva York con los ricos turistas británicos y se extendió hasta San Francisco. En barrios como Bowery o Five Points en Nueva York se organizaron excursiones para visitar burdeles, fumaderos de opio y bares de mala fama.

Y como “business are business” los promotores de estas excursiones llegaron a contratar actores para representar adictos o miembros de pandillas y para representar enfrentamientos callejeros entre supuestas pandillas rivales.

Actualmente algunas agencias organizan excursiones a barrios marginales en ciudades de Filipinas, Brasil e India, promovidas como visitas a barrios de tugurios, viajes de realidad, turismo de aventura y turismo de pobreza.

Existen incluso algunas empresas que donan parte de las ganancias a programas de ayuda comunitarios: ¿Complejo de culpa por aprovecharse de la miseria ajena o espíritu caritativo?. Quizás  se combinen las dos percepciones.

Citado por Blau, el doctor Fabian Frenzel, de la Universidad de Leicester, considera que una de las desventajas de la pobreza es la falta de reconocimiento y de voz, y por ello considera que incluso tomar la gira más mercantilista es mejor que ignorar la desigualdad.

Cualquiera que sea el enfoque que se prefiera hay algo cierto: este tipo de turismo no terminará con la pobreza. Según Naciones Unidas una cuarta parte de la población urbana del mundo vive en barrios marginales, y la cifra crece cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: