Aumenta tráfico en aeropuerto de Ciudad de México

Turismo Plus.ORG / Foto: Jan Vasek (Pixabay)

El aeropuerto internacional de Ciudad de México registró un notable crecimiento del tráfico de pasajeros en el primer semestre de este año y avivó la polémica nacional entre simpatizantes y detractores de la construcción de una nueva y gigantesca instalación.

Datos oficiales indican que el movimiento de viajeros creció 5.7% en el primer semestre de 2018, en comparación con igual período del año anterior al alcanzar los 22.9 millones, de ellos 8.2 millones internacionales, un 11.9% por encima de los primeros 6 meses de 2017.

De ese total 12.8 millones transitaron por la terminal 1 y 10.1 millones por la número 2.

En el mismo lapso, se operaron 207.135 vuelos, de ellos 137.887 nacionales y 69.400 del exterior (contando llegadas y salidas).

En 2017 el movimiento de pasajeros sumó casi 45 millones (15,7 internacionales).

La construcción de un nuevo mega-aeropuerto comenzó bajo el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien en diciembre entregará la jefatura del Estado a Manuel López Obrador, quien ha manifestado reparos a la gigantesca obra.

El hombre que asumirá el poder el 1 de diciembre anunció durante su campaña electoral la celebración de una consulta para saber si la obra se detiene o continúa bajo otras modalidades, al criticar la alta erogación de fondos públicos que comporta.

Los trabajos comenzaron hace 3 años, su terminación está prevista para 2020 a un costo de 12.500 millones de dólares y contará con una capacidad final de 125 millones de pasajeros en su segunda etapa, de acuerdo con lo planificado.

Otros críticos son los grupos ambientalistas que advirtieron sobre posibles daños que esa edificación ocasionará a la capital mexicana (20 millones de habitantes) al levantarse sobre una parte seca del lago de Texcoco que provee de agua y protege de inundaciones a la ciudad.

El proyecto en ejecución contempla 6 pistas para los aviones y abarcará un área 6 veces superior a la del aeropuerto actual. Tendrá una Torre de Control de 90 metros de altura y 65 de diámetro que dispondrá de dispositivos sísmicos que permitirán desplazamientos de hasta 1.40 metros en caso de terremoto, sin sufrir daños.

Por ahora, emisarios del presidente electo iniciaron una serie de contactos con la secretaria de Comunicaciones y Transportes “para compartir información de la obra”, según un comunicado oficial.

Ambas partes acordaron “mantener la comunicación, intercambiar información de detalle y llevar a cabo, a la brevedad posible, reuniones sobre temas técnicos en materia aeroportuaria, social, financiera, geológica y de medio ambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: