Como subir a la torre Eiffel sin colas

Por Frank Martin/TurismoPlus.ORG

París bien vale una misa, especialmente si es  en la de Navidad y si en el programa del visitante está la Torre Eiffel con acceso de turistas “sin colas”.

La torre Eiffel  es una estructura de hierro pudelado diseñada por los ingenieros Maurice Koechlin y Émile Nouguier, dotada de su aspecto definitivo por el arquitecto Stephen Sauvestre y construida por el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel y sus colaboradores.

Fue construída para la Exposición Universal de 1889 en París.

Hasta aquí lo que todo el mundo sabe del símbolo de Francia y del lugar más visitado de su capital, unas siete millones de personas al año.

Hoy la promoción oficial de la torre apunta a que el turista no tenga que hacer “colas” para subir hasta su punto más alto.

“Dirígete hasta el segundo nivel  sin esperar colas y admira las principales atracciones de París desde lo alto. Después podrás descubrir la Ciudad de la Luz desde otro punto de vista en un crucero de 1 hora por el Sena”, es una de las ofertas que no llega a 60 euros por persona.

“Sáltate las colas para subir a la Torre Eiffel con tu ticket de acceso prioritario y ahorra un precioso tiempo durante tu estancia en París. Tu guía local te dará información sobre este monumento y después podrás explorarlo por tu cuenta”, expone otra, por apenas 50 euros.

Evita las esperas y disfruta mucho más de tu viaje con tu ticket de acceso prioritario a la Torre Eiffel. Sáltate las largas colas para subir al 1.º y el 2.º nivel del monumento más famoso de París y admira la Ciudad de la Luz a vista de pájaro.

El más caro de los llamados dice, “¡Evita la cola en la Torre Eiffel y el Louvre! Ahórrate horas de espera y descubre con facilidad 2 de los monumentos más visitados de París. Siéntate y relájate con un encantador crucero por el río Sena que comienza junto a la Torre Eiffel”.  Esta cuesta alrededor de 120 euros.

París,  está muy claro, ciertamente bien vale una misa, y para demostrarlo están lugares que más que tradicionales son universales, léase el insumergible Moulin Rouge, el eterno río Sena, el museo del Louvre, Pigalle, el Palacio de Versalles y los Campos Elíseos.

Pero Gustave Eiffel probó ser con su obra ser un hipnotizador de multitudes mundiales. Hoy Francia, país al cual la violencia terrorista ha intentado atemorizar, no se asusta fácilmente como otros países europeos.

Las estadísticas lo prueban.  Francia se encamina a cerrar 2017 con un récord en el turismo, gracias al regreso de los visitantes extranjeros, principalmente estadounidenses y japoneses, tras dos años de una baja. París está en primer puesto del éxito.

Frédéric Valletoux, presidente del Comité Regional de Turismo de la región parisina  dijo a la agencia AFP  que “estamos en niveles aún mejores que antes de los atentados de 2015 y nos encaminamos hacia un récord de número de visitantes para el año”.

De enero a octubre últimos Francia ha conseguido los mejores resultados de la última década en cuanto a alojamiento hotelero con  28,2 millones de personas para la capital y sus alrededores.

“La llegada de turistas extranjeros está en alza de 14,4% desde inicios de año. Sobre todo de japoneses, en aumento de 36%, que tienen además un fuerte poder adquisitivo, y estadounidenses’, que representan el primer grupo de visitantes extranjeros”, señaló Valletoux.

Y es indudable. La torre Eiffel está en primer puesto de los atractivos con sus opciones para “no hacer colas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: