Por favor no alimenten a los canguros

TurismoPlus.ORG

Los canguros han entrado de lleno en la política australiana tras un consejo que comparten muchos políticos del país de pedir a los admiradores del animal, especialmente a los turistas, que no los alimenten.

“Se advierte que no deben alimentar a los animales” es un letrero colocado ya en un hospital psiquiátrico en Nueva Gales del Sur, Australia, un lugar que se ha tornado en punto “caliente” de turistas que buscan discretamente obtener un “selfie perfecto” con los marsupiales.

La explicación a tal campaña que seguramente sería rechazada por esos animales si entendieran algo, la dio Greg Piper, un miembro del Parlamento de Nueva Gales del Sur. “Para algunos que ignoran el consejo, las consecuencias van desde patadas y arañazos hasta lesiones graves en algunos casos.

Dos hombres fueron atacados recientemente, uno que recibió una herida profunda en el estómago y otro que requirió 17 puntos en la cara”, dijo a la prensa.

Pero aclaró que su moción no impedirá que “la gente visite a los canguros”, que son uno de los símbolos nacionales más importantes de la lejana Australia.

El término canguro es el nombre común que se utiliza para designar a las especies de mayor tamaño de la subfamilia Macropodinae, tal como el término ualabí se utiliza para denominar a las de menor tamaño.

Se utiliza también a veces en un sentido más amplio, o extenso, para referirse a casi todos los miembros de la familia de los macrópodos que, a simple vista, parecen bonitos e inofensivos conejos muy desarrollados.

No obstante, como saben bien los australianos la idea de un canguro boxeador esgrimida por Piper no es una casualidad.

Se originó simplemente por el propio comportamiento defensivo del animal, durante el cual usa sus patas delanteras para bloquear al atacante mientras que enarbola las garras de las patas traseras para atacar a su adversario.

Esta postura da la impresión de que el canguro está “boxeando” contra su atacante.

Por tanto el canguro boxeador es un símbolo nacional de Australia y un símbolo muy recurrente de manera cotidiana. Representa a Australia en eventos de cricket, tenis, baloncesto y fútbol, en los juegos de la Commonwealth y en los Juegos Olímpicos.

Muy pragmático, Piper lleva encima para justificar su petición sobre los canguros una fotografía gráfica de una de las víctimas del animal. “Lo único que podemos hacer es educar a la gente sobre los peligros y encontrar una forma de manejar la situación, no solo por la seguridad de los visitantes y los residentes del hospital, sino también por los canguros mismos “, dijo el parlamentario, que aseguró los ama como cualquier australiano común.

Alimentar canguros ya es ilegal en Nueva Gales del Sur. Pero los turistas insisten. El Hospital Morisset, que conoce tal sentimiento, colocó un llamado en Internet a hacer una excursión de un día “barata y altamente recomendada” al lugar durante la cual es propicio llevarse una foto propia junto al marsupial quizá antes de que este le rompa la cabeza al autor.

La denuncia incluye que los canguros están siendo alimentados con todo, desde chips de maíz hasta zanahorias.

Muchos terminan con dolor de estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: