El atractivo extraño del Salar de Uyuni

TurismoPLus.org

Un profesor francés tomó una decisión individual,   íntima. Quiso antes de quedarse totalmente ciego por una enfermedad degenerativa ir al desierto de sal más grande del mundo, el Salar de Uyuni, y hacer una larga caminata de varios días por su superficie.

Alban Tessier narró en La Paz que planeó su  caminata por sobre  140 kilómetros lineales durante varios días  por el salar apoyado por un sistema de GPS auditivo, según publicó el diario digital El Comercio.com

“Tal es la atracción que ejerce Uyuni sobre las personas”, comentó un testigo de sus declaraciones.

El desierto de Uyuni se encuentra en el altiplano boliviano, en la región de Potosí y se extiende por 12 mil kilómetros cuadrados. Es un paisaje desolado e intenso. En su centro está la Isla Incahuasi donde crecen cactus de hasta diez metros de altura. Incahuasi que quiere decir en quechua La Casa del Inca, pese a ser un lugar inhóspito por definición, es una atracción de turismo.

Los contrastes dentro de Uyuni son abismales. Sus temperaturas son extremas. Los lugares turísticos vinculados al desierto están en sus bordes. Es de una naturaleza ancestral y extraordinaria.

También es un espejo gigantesco. Refleja el cielo. Es útil aunque no se crea a la más avanzada tecnología que ha creado la humanidad. cuando el agua que lo cubre durante una época del año baja. Entonces se torna en una superficie excelente, varias veces mejor que cualquier otra en este mundo, para la calibración de satélites. En ese uso supera incluso la superficie del océano.

Hace 16 años un equipo científico tomó las medidas de elevación con el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) detallando una parte de los pisos de sal, para demostrar el valor de instrumentos muy precisos. .
Existen otros lugares similares en Sudamérica, demostrando la diversidad de su paisaje. Las Grandes Salinas en Argentina están a 4.000 metros de altura en la región del sur del país sudamericano. Tiene unos 8.200 kilómetros cuadrados.

El desierto de Atacama, en Chile tiene 3 mil kilómetros cuadrados. En él ocurren las más rápidas bajadas de temperaturas, Cuando eso ocurre la tierra cruje como si estuviera viva. Atacama es el hogar de aves andinas y aloja la Reserva Nacional de los Flamencos.

“Estando en el Salar de Uyuni uno siente el viento, el frío, el suelo, que a veces es áspero o húmedo, siente todo eso”, afirmó el francés Tessier, ya ciego, al hablar  en la capital boliviana sobre  su propia experiencia en julio pasado.

El hombre de 41 años venció su propia incapacidad física, la soledad y lo adverso del paisaje empujando su trineo de ruedas que cargaba lo que necesitaba para resistir la caminata por siete días .

A su manera dijo querer “enseñarle al mundo que no existen las barreras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: