Aumenta la competencia del turismo espacial

TurismoPlus.ORG

Si planea viajar al espacio en algún momento, es hora de comenzar a pensar cuánto va a pagar por el asiento si tiene suficiente dinero, y tratar de seleccionar una de las numerosas compañías ya dedicadas al negocio para dar su gran salto.

La competencia entre las empresas que quieren hacer viajes privados espaciales está creciendo rápidamente. La firma del multimillonario Jeff Bezos Blue Origin, de vuelos espaciales lanzó el domingo otro vuelo no tripulado de su vehículo suborbital New Shepard desde su sitio de pruebas en el oeste de Texas.

Tras el lanzamiento, Ariane Cornell, Gerente de Desarrollo Comercial de Blue Origin, dijo que esta fue “otra misión de prueba espectacular” y aseguró que “todo parece normal desde aquí “.

New Shepard alcanzó una altitud de 347,485 pies (105,913 metros), que es ampliamente considerada como la línea límite para pentrar el espacio. A bordo de la nave espacial se encontraba el astronauta simulado de Blue Origin, que la firma denominó “Skywalker el Maniquí”.

Skywalker, un piloto falso pero afortunado ,regresó al planeta en una sola pieza.

New Shepard es una mezcla de cápsula con cohete que Blue Origin está desarrollando para llevar pasajeros y hacer experimentos científicos en el espacio suborbital. Ambos elementos son reutilizables. La cápsula aterriza con la ayuda de paracaídas, y el propulsor desciende a la Tierra para un aterrizaje vertical, utilizando disparos de motor para frenar su descenso, como lo hacen ya otros cohetes portadores.

El cohete de Bezos ya tuvo antes siete vuelos de prueba. El más reciente ocurrió en diciembre último con un primer viaje de la “Versión 2.0” de la cápsula de la tripulación, que cuenta con ventanas extra grandes para que los viajeros vean mejor.

La compañía también está desarrollando un cohete orbital de carga pesada llamado New Glenn, cuyo primer vuelo está previsto para 2020, y sus planes a más largo plazo incluyen un misterioso vehículo llamado New Armstrong, que Bezos ha mencionado sin dar otros detalles. El empresario ha dicho en repetidas ocasiones que la compañía tiene como objetivo ayudar a que millones de personas vivan y trabajen en el espacio. Ello parece superar las fronteras del simple turismo.

El primer turista que pagó para ir al espacio fue el estadounidense Dennis Tito, quien en 2001 dedicó 20 millones de dólares de su fortuna para un viaje de 8 días a la Estación Espacial Internacional rusa con un cohete Soyuz TM-32.

Las primeras pruebas comerciales en viajes espaciales suborbitales para volar más allá del límite fueron realizadas en 2011 por la Virgin Atlantic y en 2012 por la SpaceX. A pesar de algunos accidentes catastróficos, estas pruebas iniciales demostraron que el concepto de turismo espacial comercial de gran volumen es técnicamente factible, según los expertos.

Virgin Galactic vendió ya 700 pasajes por valor de 250,000 dólares cada uno desde 2014. Esto ha creado una conciencia del potencial económico de mercado de los viajes espaciales. La mayoría de las empresas de la industria espacial se han reorientado al mercado de consumo, que ha “despegado” mucho más rápidamente que las propias naves competidoras.

Un estudio de mercado de turismo espacial 2018 que circula en Internet proporciona un estudio utilizando diversos elementos como la fortaleza del negocio, su debilidad, las oportunidades y la amenaza que puede enfrentar.

El informe del mercado de turismo espacial también proporciona una encuesta sobre los países claves en el mercado. Estos son Estados Unidos, las nacioneds integrantes de la Unión Europea, Japón, China, India y el sudeste asiático. Las empresas privadas mas adelantadas son entre otras, Space Adventures, EADS Astrium Virgin Galactic, Armadillo Aerospace, SpaceX y Boeing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: