Asnos en Santori no cargarán turistas obesos

TurismoPlus.ORG

Los asnos dedicados al transporte en Santori, Grecia, van a mejorar su situación tras aprobarse una nueva regulación que prohíbe entre otras medidas que carguen a personas obesas.

Los burros son parte de los atractivos turísticos de Santori, una de las islas Cícladas en el mar Egeo. La isla tiene dos ciudades, Fira y Oia enclavadas en los acantilados sobre un cráter subterráneo. Ambas tienen bellas casas blancas y azules con grandes vistas al mar y playas volcánicas con piedras de varios colores.

Los animales dedicados a mover cargas y turistas por los agrestes y empinados senderos y calles de Santori también son usados como un atractivo para el turismo, pero las críticas sobre como son tratados ha cuestionado por años esa práctica.

Finalmente una demanda publicada en change.org, la mayor plataforma de peticiones del mundo logró más de 100 mil firmas para exigir que cese el abuso sobre los burros y caballos de Santorini.

La reacción del gobierno griego ha sido limitar el peso que deben transportar los animales. El Ministro de Alimentación y Desarrollo Agrícola Evangelos Apostolou anunció que la norma establece un límite de 100 kilos para las personas que quieran utilizar sus servicios.

Ello excluye a los turistas obesos de subir las cuestas en el lomo de un burro en Santorini. La medida, no obstante, no ha dejado felices a las organizaciones defensoras de derechos de los animales, que exigen termine el trabajo de ese perfil para los asnos y caballos y mulos de la localidad.

Mimi Bekhechi, que encabeza los programas internacionales de PETA, uno de esos grupos, dijo a la cadena de televisión CNN que pese a la prohibición, los burros tendrán que seguir subiendo cuatro o cinco veces al día más de 500 escalones con personas de casi 100 kilos encima además de seguir sufriendo un maltrato constante por parte de sus dueños.

Para Santori una prohibición completa del uso de esos animales sería “romper” parte de lo que se consideran encantos de sus ofertas turísticas. Los cruceros que surcan el Egeo tienen parada obligatoria en Santori.

El Grupo The Donkey Sanctuary, del Reino Unido había denunciado a inicios de año que en época navideña los burros y las mulas pasaban largos días bajo el sol abrasador, transportando turistas o cargas de basura pesada y dañina, con poco o nada de agua, comida o sombra.

Pero según el diario The Greek Observer la nueva regulación obliga a los dueños alimentarlos adecuadamente, darles agua potable fresca de los contenedores que deben limpiarse al menos una vez al día, y atender a los animales enfermos o lesionados.

“Bajo ninguna circunstancia se deben usar burros si no son aptos para el trabajo, es decir, animales enfermos, heridos, animales en un embarazo avanzado, así como animales con un mantenimiento deficiente de sus cascos”, se lee en la nueva legislación.

Los lugareños afirman que habían notado un aumento de la obesidad de los visitantes a Santori con el consiguiente mayor trabajo de los asnos. En una decisión propia estaban “cruzando” animales para lograr mulas, que son más grandes y fuertes, aseguró el diario griego City Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: