Si vas a Perú no consumas jugo de rana

TurismoPlus.ORG / Foto: Josch13 (Pixabay)

“Cuídalas! Ingerir ranas en jugos o extractos puede llevarlas a la extinción” advierte un comunicado del Ministerio de Agricultura de Perú mediante  la Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre.

La advertencia pudiera resultar extemporánea: ¿jugo de ranas?, pues sí, en Perú está relativamente extendido el consumo de este jugo que muchas veces utiliza animales en peligro de extinción bajo la presunción de que es beneficioso para la salud.

En algunos establecimientos para garantizar su frescura se mantienen en recipientes con agua hasta que llega el momento en que son sacrificadas, despellejadas y echadas a una licuadora con trozos de zanahoria maca (planta de los Andes peruanos) y miel de abeja entre otros ingredientes.

Pero las autoridades peruanas advierten que los consumidores, incluyendo turistas incautos, además de ser cómplices de depredación, están expuestos a afecciones de salud porque ningún estudio demuestra que los anfibios tengan poderes medicinales o afrodisíacos, como aseguran algunos.

Como esos animales están altamente amenazados convocan a evitar su consumo para no ser cómplices del cercio ilegal que los extrae de su medio natural donde, además, hacen el papel de “centinelas” en la detección de alteraciones ambientales.

La campaña en las redes sociales que utiliza el hashtag #SiComprasEresCómplice enfrenta la creencia de que el brebaje puede ayudar a enfrentar enfermedades bronquiales, la anemia, el estrés, enfermedades mentales, fortalece los huesos y propicia los lances ampotencia sexual.

El comercio de este batido que algunos llaman “el viagra peruano” se mantiene pese a que las autoridades multan los establecimientos dedicados a vender el producto y que en muchas ocasiones utiliza ranas del lago Titicaca en peligro crítico de extinción.

Según estimados la especie más consumida para este batido espeso es la rana gigante (Telmatobius culeus) que solo vive en el Titicaca y que llega a pesar hasta 1 kilogramo.

Además de la sobreexplotación para el consumo humano está amenazada por  la introducción de especies exóticas como la trucha que se alimenta de sus renacuajos, la destrucción del hábitat y el cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: