Discapacitados: Menos barreras más paseos

TurismoPlus.ORG Foto: PublicDomainPictures

La mayoría de las personas con discapacidades físicas en Estados Unidos enfrenta numerosas barreras cuando viajan pese a que ese grupo social ingresa anualmente unos 17 mil millones de dólares durante sus paseos de vacaciones.

Estas son cifras de la entidad Open Doors Organization (ODO), un grupo sin fines de lucro con sede en Chicago. La agrupación indicó en su informe al respecto que las personas con discapacidad rara vez viajan solos y por ello su contribución real mediante gastos supera los 35 mil millones de dólares o más cada año.

Pero la organización aclaró que no se trata solo de dinero sino, y principalmente, de seres humanos que en sus viajes especialmente de turismo deben enfrentar mas incomodidades que el resto de las personas.

La ODO, que ha desarrollado varias encuestas acerca de estos problemas subrayó que en general los viajeros corrientes suelen sufrir de cuando en cuando pérdidas de equipaje, un vuelo cancelado o un malentendido en los aeropuertos, pero quienes tienen discapacidades enfrentan más barreras porque quienes los atienden no están preparados para ellos.

Un ejemplo es que este tipo de complicaciones para ellos pueden surgir durante la recopilación sencilla de alguna información, cuando hacen sus reservaciones, buscan alojamiento o tratan de comunicarse con personas de la industria por cualquier razón en sus viajes a diferentes destinos o visitas a lugares atractivos.

Una conclusión es que la industria turística a menudo no tiene en cuenta la accesibilidad y sus facilidades cuando atiende a clientes con discapacidades.

Los receptores que no están preparados para esas personas tienen un enfoque social y financiero miope, expuso la entidad. Más si se tienen en cuenta que numéricamente están en constante aumento debido al envejecimiento de la población.

Expuso que se debe recordar que los discapacitados suelen tener problemas de movilidad, pérdida de audición, ceguera y otros obstáculos propios.

La ODO no duda que además de la despreocupación social de esa actitud, los destinos que así actúan puedenr perder ingresos porque las personas con discapacidades estarían ansiosas por viajar y gastar más si hubiera menos barreras.

Un reporte de ODO puso como ejemplo la manera en que ha organizado sus negocio la Scandic Hotels, una cadena sueca que identificó a los viajeros con discapacidades como un mercado importante.

Como consecuencia hizo un esfuerzo concertado para mejorar el acceso a sus habitaciones, y desarrolló una campaña comercial dedicada a esas personas De esa manera la cadena hotelera consiguió 15,000 noches adicionales reservadas por año.

Otro resultado de interés de acuerdo con un estudio de mercado en 2015 es que los viajeros con discapacidades reservan sus viajes “On Line” más que cualquier otro método. Por tanto son muy afectados cuando las redes digitales se tornan inaccesibles para ellos por múltiples razones.

ODO llamó la atención sobre la promoción de facilidades entre los discapacitados. Cito el caso de una empresa de autobuses turísticos que tenga en sus vehículos ascensores para sillas de ruedas, pero es posible que ese tipo de servicio se use poco porque no se menciona en los folletos o en el sitio web de la firma en cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: