¿Habrá comida rápida saludable?

Muy a menudo el turista debe recurrir a los restaurantes de comida rápida donde quiera que esté, ya sea por cuestión de tiempo o de conocimiento de una marca, pese a su fama de de no proporcionar comida sana.

Pero algo puede estar cambiando debido al crecimiento de una conciencia sobre la necesidad del buen comer que amenaza la rentabilidad de esos establecimientos y lleva a cada vez más personas a pensarlo 2 veces antes de entrar.

Una investigación de la publicación especializada QSR (Quick Services and Fast Restaurants) asegura que el tema de la salud ya está sobre la mesa de conversación de los empresarios de comidas rápidas.

Esta aseveración es fácilmente comprobable si se mira las adiciones hechas desde hace algún tiempo a los menús de algunas franquicias como McDonald’s y Taco Bell con ingredientes limpios.

Según QSR esta tendencia también se apodera de establecimientos emergentes rápidos que innovan con verduras y los llamados superalimentos ante el aumento de la exigencia de los clientes de opciones más sanas e ingredientes criados, cultivados y preparados de forma responsable.

De acuerdo con el informe de Datassential de 2018 Plant-Forward Eating, tres cuartas partes de todos los operadores ofrecen al menos algún tipo de superalimento funcional (nutritivo y saludable).

Dos tercios ofrecen variedades convencionales, como el salmón o los arándanos, mientras que poco más de uno de cada 10 proporciona superalimentos de siguiente nivel como las semillas de chía o la cúrcuma.

“Se han producido algunos cambios importantes en la industria de restaurantes. Ya estamos viendo servicios rápidos que agregan más granos integrales … y frutas y verduras “, dijo a QSR Anita Jones-Mueller, presidenta de Healthy Dining.

Según su criterio, los operadores no seguirán en el negocio si no están al frente de las tendencias de cómo las personas están comiendo y el nivel de calidad que desean en los alimentos.

Entre esas tendencias está el dato que alrededor de un tercio de los consumidores están limitando su consumo de carne y ave o eliminándolo por completo en favor de alternativas basadas en plantas, según una encuesta realizada en Datassential en febrero de 2018.

La cocina veggie, la sostenibilidad ambiental y los alimentos vegetarianos y veganos se mantienen en las listas de tendencias populares del 2018, según la encuesta What’s Hot de la Asociación Nacional de Restaurantes de 700 chefs de la American Culinary Federation.

LA HAMBURGUESA SE REINVENTA

Un elemento que puede favorecer la tendencia en los establecimientos de comida rápida es la reinvención de la hamburguesa -plato esencial de su menú- por parte de algunos productores.

En la búsqueda de atraer más comensales los fabricantes y chefs se está modificando la  

hamburguesa vegana para acercar su textura al de la carne e incrementar su sabor con mayor riqueza de granos, nueces, semillas y verduras.

Entre las empresas que intentan esto está Impossible Foods, que comenzó a vincularse a los restaurantes rápidos casuales e informales impulsados ​​por los chefs desde 2016 cuando se asoció con Momofuku Nishi de David Chang.

En la actualidad más de 1,000 restaurantes, incluyendo Umami Burger, ofertan su Impossible Burger de trigo, aceite de coco y papas, que ofrece una textura carnosa y sangrienta gracias a una planta que contiene una proteína vegetal llamada hemo.

Beyond Meat, que se lanzó en 2009, ha puesto sus miras más en la venta minorista, ahora en el caso de la carne en más de 10,000 tiendas de comestibles en todo el país.

Unos 10,000 restaurantes, incluyendo Epic Burger y Bareburger, también venden Beyond Burger, hamburguesa hecha de extracto de levadura, aceite de coco y guisantes, y sangra gracias a la remolacha.

Dos hamburguesas de vegetales son las estrellas del menú de sándwiches en Chole la cadena vegana con sede en Nueva York.

La hamburguesa clásica de Chloe combina tempeh (soja fermentada), nueces y lentejas con semillas de chía (grano natural sin gluten), cubierta con salsa especial de veganaise y sriracha (chili fermentado) y ketchup de remolacha asada, lechuga, tomate, cebolla y pepinillos en un panecillo de papa.

La otra combina papas dulces, frijoles negros y cebolla con semillas de chía sobre un panecillo de siete granos con alioli, chipotle basado en veganaise, lechuga, tomate, cebolla, salsa de maíz, guacamole y crujientes chips de tortilla.

La hamburguesa de quinoa orgánica Burger Lounge basada en San Diego fue creada por el director culinario Jim Little en 2007 y está hecha de  quinoa roja boliviana al vapor y arroz integral al vapor mezclada con champiñones asados, cebollas, chiles chipotles, calabacines frescos, maíz y zanahorias, junto con migas de panko (pan rallado japonés) y pequeñas cantidades de queso.

La hamburguesa a la parrilla está cubierta con queso orgánico americano, aderezo casero, lechuga, tomate y cebolla.

El tempeh ahumado proporciona la mayor parte de la hamburguesa vegetariana Farm Burger, que se mezcla con linaza y quinoa, además de ingredientes de temporada como cebollas de color burdeos, brotes de girasol y tofu de albahaca.

Puede que falte algún tiempo para que las cadenas de servicio rápido oferten hamburguesa vegetariana, pero los avances de chef y productores están acercando la posibilidad de llegar al momento de ofrecer comida más saludable al viajero apurado o nostálgico de su comida habitual en un país extraño.

TurismoPlus.ORG / Foto: Kevin Petit (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: