Baños de pies en trenes japoneses

Los trenes bala japoneses con bien ganada fama de veloces y puntuales están a punto de dar un paso más hacia el lujo tal como lo conciben , al ofrecer baños de pies a sus pasajeros, especialmente a los turistas.

La tradición japonesa de bañarse los pies surgió según estudios hace 1.600 años, cuando un grupo de monjes enfermos que hacían una peregrinación pretendía curar todos sus males empapando sus pies en una fuente termal. El acto tiene connotaciones religiosas y está relacionado con la salud personal.

Se informó que un tratamiento de lujo al respecto se dará en vagones completos en los cuales los turistas podrán mirar el paisaje con el tren moviéndose a ms de 250 kilómetros por hora mientras tranquilamente disfrutan un relajante baño de pies.

Se anunció que cada carro dedicado a esa atención tendrá largas bañeras en las bases de los asientos.

La compañía pionera de ferrocarriles rápidos la JR East espera comenzar con esta oferta durante el verano próximo. Será exclusiva para quienes reserven asientos en los trenes bala, llamados “shinkansen”.

No obstante otra empresa se adelantó a incluir el servicio aunque no solo por cumplir con tradiciones.

La Kintetsu Railway Co., de Osaka, que ofrece viajes de tren de fin de semana desde Nagoya al Yunoyama Onsen Resort, un lugar para baños termales, permite a los pasajeros disfrutar de los lavados de pies antes de llegar a su destino.

Kintetsu ha introducido recipientes de madera de ciprés en su tren turístico Tsudoi desde el 6 de octubre pasado.

Para compensar la pérdida de la primacía, la JR East dará un revestimiento de lujo a sus carros dedicados a las extremidades humanas con tatamis, revestimientos de pisos suaves tradicionales asociados históricamente con la nobleza japonesa y diseñados para que sea cómodo sentarse en el suelo.

Los baños públicos termales han significado por siglos un tratamiento de crucial importancia entre los japoneses.

Según el budismo el baño depura de los siete males y concede siete bendiciones mientras que para el sintoísmo es un rito de purificación y está claro que ambas religiones han influido en cómo los japoneses piensan sobre tales baños.

Según los japoneses, gracias a los componentes activos de los baños termales, bañarse en un onsen es beneficioso para combatir la artritis o la diabetes además de ser muy bueno para la circulación sanguínea y para la exfoliación de la piel.

TurismoPlus.org Foto1:NatashaG Foto2Jackmac34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: