Senderos ecológicos y de aventuras

El 4% de las especies del mundo están en Costa Rica, uno de los 20 países del mundo con la más alta biodiversidad.

Los turistas pueden comprobar esa variedad moviéndose por senderos que brindan verdaderas aventuras ecológicas.

Es el caso de la cascada Salitral. Se trata de un paisaje salvaje al que se llega en dos horas y media a caballo o 3 o cuatro horas de caminata, atravesando un bosque y extensos espacios verdes que rodean un volcán.

No dejan de avistarse aves y animales mientras el sendero lleva a una laguna donde es posible bañarse en sus aguas cristalinas y naturales a un paso de la catarata. El avistamiento de aves y animales es contínuo mientras se pasa por una mina de azufre, por una poceta de agua natural donde bañarse como anuncio de la espectacular caída de agua sobre rocas de Salitral.

El paseo permite disfrutar de un ecosistema de bosque tropical. Son posibles recorridos nocturnos que incrementan el conocimiento de la vida silvestre que sale a esas horas.

 

Otro sitio costarricense que recibe muchos turistas al año es el Parque Nacional Santa Rosa, que es Patrimonio de la Humanidad decretado por la UNESCO. Es un bloque biogeográfico con unas 335.000 especies terrestres, equivalente al 2.6 % de la biodiversidad mundial.

Los científicos afirman que allí existen más especies terrestres que todas las que pueden encontrarse en el norte de México, Estados Unidos y Canadá juntos.

Es también muy atractivo el Crocodile Bay Resort, especial para el turismo y con comodidades en medio de una región muy agreste. Está estructurado por un complejo de 37 habitaciones, y sus paseos son una real aventura ecológica en plena península de Osa en Costa Rica.

 

En muchos lugares de Costa Rica se ofrecen expediciones en la selva tropical y recorridos ecológicos una experiencia que los turistas suelen describir como inolvidable.

El Parque Nacional Corcovado, en medio de una selva tropical primaria es uno de esos sitios, en el que pueden verse osos hormigueros, perezosos, varios tipos de monos, el raro tapir de Baird, y deambulan pumas y jaguares.

Otro recorridos llevan a observar tortugas marinas, una granja de chocolate, navegar en un kayak a través de manglares, paseos s en bote, natación, snorkeling e incluso avistamiento de ballenas jorobadas de temporada.

En 2017 arribaron a Costa Rica 2.959.869 según datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT. De acuerdo con esa entidad de 2014 al 2017 el incremento de esos arribos fue de un 17 %. En 2018 se espera visiten el país tres millones de viajeros.

TurismoPlus.ORG / Foto: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: