Turistas en Nicaragua fabrican cerámica precolombina

TurismoPlus.ORG

Niños, jóvenes y adultos, muchos de ellos turistas alemanes, canadienses y holandeses, se inscriben cada vez con mayor frecuencia en cursos intensivos para aprender a hacer cerámica tipo precolombina en talleres en Nicaragua.

Talleres antiguos del municipio de Niquinohomo situados al suroeste de Managua, complementan con esa tarea una concurrida ruta turística en el país centroamericano.

Las clases consisten en aprender el arte de elaborar cerámica tipo precolombina con las antiguas técnicas de los artistas indígenas. Comienzan con la tarea de ablandar el barro sobre el suelo, que es después colocado en tornos, una máquina artesanal que está hecha solo con un par de hierros y una rueda de madera que gira cuando se acciona un pedal.

Los turistas experimentan la experiencia de amasar con los pies descalzos por unos minutos al menos dos libras (0,90 kilos) de barro que está tendido sobre el suelo. Según la agencia de prensa española EFE el grupo de turistas está frecuentemente formado por viajeros de Alemania, Canadá y Holanda.

La cerámica precolombina es la que hicieron los indígenas del continente americano antes de la llegada de los europeos a América. De acuerdo con estudios esos objetos pueden tener 7500 años.

No obstante, la violencia de la conquista determinó la destrucción de muchas de esas reliquias. Las que perduraron por su fortaleza y suerte han brindado una valiosa información arqueológica sobre las diversas culturas de los pueblos precolombinos.

Una pieza de cerámica para que quede terminada puede tardar al menos 16 días, pero si se necesita traer barro desde otro municipio puede tardar hasta 22 días.

Cada vasija o figura hecha en los talleres nicaragüenses pueden costar entre 12 a 15 dólares.

En Granada, ciudad nicaragüense opera “Mi Museo” donde se exhiben 7 mil piezas de cerámica, entre las que destacan vasos ceremoniales, incensarios, vasijas, urnas funerarias, entre otros objetos. Algunas datan del año 2 mil antes de Cristo y narran por sí solas cómo vivían y qué dioses adoraban los primeros pobladores de Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: