Egipto muestra nuevos tesoros

Más allá de las famosas pirámides, los ricos museos arqueológicos, el desierto y la costa del río Nilo, los turistas tienen ahora en Egipto un lugar inédito para incluir en sus planes de viaje: la Tumba de Mehu, de unos 4.300 años de antigüedad.

El lugar, que acaba de quedar abierto al público, fue descubierto por el egiptólogo Zaki Saad en 1940 muy cerca de la pirámide de Zoser (el segundo faraón de la tercera dinastía y del Imperio Antiguo de Egipto) y estuvo cerrada durante varias décadas y sometida a importantes trabajos de restauración.

El interior de la cripta muestra frescos en colores, bajorrelieves e inscripciones jeroglíficas que la convierten en una de las más completas del Imperio Antiguo (2686-2181 antes de Cristo), en opinión del secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Mustafa Waziri.

Las pinturas muestran coloridas escenas de la cotidianidad del Antiguo Egipto, como la danza, la pesca y la caza, la gastronomía, la danza y la fabricación de piezas de oro.

Su cercanía a la pirámide escalonada de Zoser, en Saqara, la necrópolis de la antigua ciudad de Menfis y capital de los primeros faraones, la convierten en un nuevo punto de máxima atracción para los turistas.

La tumba de Mehu
egipto-mehu

Mehou fue un canciller del Imperio Antiguo de Egipto durante el reinado del faraón Meryra Pepy y también ocupó los cargos de Gobernador del Alto Egipto y Guardián de la Corona.

Para el experimentado arqueólogo egipcio Zahi Hawas, la tumba permitió descubrir que el dios Jentiamentiu también era venerado en la zona del delta del Nilo y no solo en el Alto Egipto, como se creía.

El lugar tiene un área de 500 metros cuadrados divididos en 4 cámaras decoradas y un amplio patio descubierto y en la capilla principal aparecen imágenes de las ofrendas realizadas por  Mehu a los dioses.

Cerca de la tumba de Mehu y dentro del complejo funerario de la pirámide de Zoser se encuentra otra cripta a la cual se ingresa por una escalera de 28 metros de profundidad, aunque los arqueólogos no han determinado si pertenecía al propio faraón o si es una pirámide inacabada dedicada a otro faraón.

A principios de 2018, las autoridades anunciaron el hallazgo en la ciudad de Minya, en el sur del país, de una enorme necrópolis de 2.500 años de antigüedad que guarda una máscara de oro, 40 sarcófagos y mil estatuas, además de cerámicas, joyas y otros artefactos.

El sitio está en estudio y al parecer la investigación durará al menos 5 años. Las excavaciones comenzaron en 2017 a partir de indicios arqueológicos, dijo el ministro de Antiguedades, Khaled al Enany, quien aseguró que “la tierra egipcia todavía esconde muchos secretos”.

Tesoros escondidos en Egipto

Los especialistas desarrollan en la actualidad unas 250 misiones arqueológicas en busca de tesoros escondidos y “los próximos meses también serán testigos de nuevos descubrimientos de gran importancia arqueológica”, precisó.

Datos de la Organización Mundial del Turismo indican que Egipto fue el destino turístico de más rápido crecimiento en 2017 con un aumento del 55% de las llegadas internacionales.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso de divisas del país árabe y se concentra en tres zonas principales, la primera ellas en la capital y sus alrededores, asiento de las pirámides de Guiza, la Gran Esfinge, los tesoros del museo de El Cairo.

El área sur abarca los templos de Luxor y Karnak, el Valle de los Reyes y el emplazamiento arqueológico de Abu Simbel, entre otras atracciones, además de cruceros por el río Nilo, mientras que la costa del mar Rojo y la zona sur de la península del Sinaí ofrecen el conocido balneario de Sharm el-Sheij.

Para 2018, el gobierno espera la llegada de entre 10 y 11 millones de turistas, luego de los 8 millones recibidos en 2017.

TurismoPlus.org / Foto: (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: