Buenas relaciones del bourbon y el turismo

TurismoPlus.ORG Foto: Skeeze

Una buena noticia para los que les gusta Bourbon es que The Castle & Key Distillery en Frankfort, Kentucky, donde se dice que “nació” el whisky americano, abrirá sus puertas el próximo 19 de septiembre nuevamente.

Una buena nueva mejor es que la apertura beneficiará al turismo.

La destilería por abrirse es la misma que fundó en 1887 el coronel Edmund Hayes Taylor (que llamaban Old Taylor), que quería tener una “destilería de destino” con un castillo de estilo europeo, una casa de manantial y un jardín en medio de una propiedad de 113 acres.

Esa destilería se hizo conocida como “el lugar de nacimiento del turismo de Borbón”, como dijo Castle & Key en un comunicado publicado por Lonely Planet. El Bourbon es un tipo de whisky americano, hecho principalmente de maíz. Según los historiadores, el nombre deriva de la dinastía borbónica francesa, aunque la inspiración precisa para el nombre del whisky no está resuelta.

Quienes se disputan la creación de la bebida con mayor énfasis son la Bourbon Street en New Orleans y la Bourbon County en Kentucky. En Kentucky, la destilería inicial del coronel Taylor, sin embargo, cayó en mal estado y esencialmente quedó en ruinas. Cuando los propietarios actuales, Will Arvin y Wes Murry,la adquirieron decidieron restaurarla.

Lonely Planet agregó que lo que salió del proceso de restauración es una “experiencia de destilación amplia y profunda”, como lo expresaron los fundadores.

El nuevo Castle & Key va a innovar a favor del turismo. Ofrecerá recorridos de prueba y experiencias de curación del whisky y, por supuesto, venderá bebidas espirituosas que serán “elaboradas a conciencia” por Marianne Eaves, considerada como la primera destiladora maestra de Kentucky.

Castle & Key Release Gin and Restoration Release Vodka ya están a la venta, mientras que el centeno y el bourbon están envejeciendo hasta que estén listos. Todos los espíritus están hechos de ingredientes estadounidenses de origen local.

Por su parte, el New York Times publicó sobre la restauración de la destilería que mientras restauraban la Old Taylor Distillery de 1887, Arvin and Murry, socios en el negocio, descubrieron vías de tren abandonadas en la propiedad y un depósito de pasajeros que una vez usaron los visitantes que llegaban para recorrer las obras.

Cuando se vuelva a abrir en el otoño, después de un paréntesis de 40 años, como Castle & Key Distillery, la marca de ginebra y bourbon utilizará la restaurada Taylorton Station como museo, sala de degustación y puerta de entrada de turistas a las destilerías.

“El proyecto era un poco como Pompeya”, dijo el Sr. Arvin al Times. La magia del lugar es que el coronel Taylor fue el visionario que descubrió que el turismo de bourbon es algo genial.

El diario de Nueva York agregó que ahora no solo se trata de bourbon, sino también de gin, centeno e incluso limoncello, que lideran una nueva ola de viajes impulsados por las bebidas espirituosas.

“Al igual que con la comida, el vino y la cerveza, viajar hasta la fuente ha sido explotado junto con el auge de las destilerías artesanales según la American Craft Spirits Association. Actualmente está identificadas 1.600 destilerías artesanales, definidas como aquellas que producen menos de aproximadamente 315,000 cajas anualmente.

Las pequeñas destilerías, comprometidas con el turismo, comúnmente abren salas de degustación y ofrecen recorridos como una forma de comercialización con un presupuesto exiguo.

Esas empresas nuevas están reinventando las formas en que atraen a los visitantes, ofreciendo festivales de licores, clases de mixología, conciertos y otras actividades. Mientras tanto, las principales marcas están invirtiendo fuertemente en entretener a los visitantes con arquitectura de destino, talleres de mezcla y exhibiciones interactivas, escribió el New York Times.

Al igual que las bodegas antes que ellos, algunas destilerías están agregando posadas especiales para los turistas. En Greenport, N.Y., se fundó recientemente la Matchbook Distilling Company y la afiliada Lin Beach House, con cinco salas, un bar de cócteles y una sala de degustación.

Algunos hoteles están agregando destilerías. Copal Tree Lodge, en el sur de Belice, inauguró la destilería Copal Tree, que funciona con biomasa y usa caña de azúcar cultivada en el complejo, el año pasado. Este verano, el complejo, que alberga una granja orgánica de 3.000 acres, planea agregar clases de condimentación de ron y cócteles a su línea culinaria.

La famosa The Distillery en Londres, ya alberga una destilería funcional, un restaurante y las clases de ginebra Ginstitute, y agregó tres habitaciones a fines de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: