¿Vuelve el turismo loco?

TurismoPlus.ORG Foto Jill111

Algunos atribuyen al denominado “balconing” a un juego peligroso, otros al alcohol y las drogas aunque más bien parece una locura epidémica de algún tipo, pero todos los expertos niegan que tenga alguna relación con las aventuras.

Según informaciones, turistas en las islas Baleares están tratando de llegar más rápidamente a las piscinas lanzándose desde los balcones de sus habitaciones de hoteles.

El juego tuvo un clímax hace años atrás en otras partes del mundo.

Nadie sabe aún la razón por la cual jóvenes de vacaciones han vuelto a la práctica en las paradisíacas islas españolas donde tales saltos han causado seis muertes en las últimas semanas.

Según declaró a la agencia internacional de noticias AFP el Dr. Juan José Segura, investigador de este fenómeno se trata de un retorno de tendencias similares que ocurrieron de 2010 a 2015 cuando se registraron decenas de esos casos.

Segura explicó que los “jumpers”, o sea quienes practican el salto, son con frecuencia británicos, alemanes y españoles. Todos son jóvenes y con frecuencia están borrachos o bajo la influencia de alguna droga.

“Los médicos, los propietarios de hoteles y las comunidades están haciendo sonar la alarma sobre esta peligrosa moda”, según otras fuentes.

Tanto preocupa este juego a los gerentes de hoteles que están ofreciendo sus habitaciones de pisos bajos a sus huéspedes más jóvenes que quiza parezcan mas alocados.

El también llamado “balconing”se había aliviado en los últimos dos años después de una campaña de “sensibilización”, en el archipiélago del Mediterráneo.

Según análisis especializados el salto desde balcones de hoteles a las piscinas o de balcón a balcón de hoteles es “una forma de reto audaz durante unas vacaciones hedonistas y es particularmente popular entre ciertos jóvenes”.

Por el momento no existen cifras actuales pero en el centro hospitalario de Segura han ocurrido seis casos este mes que incluyen además un ciudadano francés.

Expertos niegan que esta práctica pueda tener alguna relación con el turismo de aventuras.

La gran diferencia es que “La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo”, según definición de un periodista inglés. Los turoperadores de todo el mundo dedicados al descanso aventurero subrayan que este no puede carecer de un componente de riesgo, pero todo bajo un debido control lógico que evite accidentes.

Muchos de esos operadores de turismo prefieren incluso llamar al de aventuras como turismo activo y así eliminan un vínculo con el peligro.

El “balconing” podría quizá definirse como “turismo loco”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: