Blue Origin pone un precio al espacio

TurismoPlus.ORG

Si quiere acercarse a la luna revise su cuenta bancaria. El magnate estadounidense Jeff Bezos fijó finalmente el precio de los boletos en su nave en la que pretende llevar turistas al espacio: 200.000 dólares.

Con ello Bezos espera recobrar los millones de dólares en inversiones en su proyecto Blue Origin, una compañía independiente creada para su criatura tecnológica, el New Shepard, un cohete con una cápsula para pasajeros sentados en la cabina, todos seguramente “acomodados” y no solo en los asientos.

Los asientos ya están listos. Son seis, reclinables acompañados de grandes ventanales para disfrutar de la vista cuando la New Shepard circunvale la tierra.

Una oferta especial es que esa estancia proporcionará a los clientes ingravidez durante algunos minutos. Lo mejor del vuelo será la vista de la curvatura de la Tierra y la visión fantástica para los terrícolas de las estrellas sin mediación de la atmósfera terrestre.

La nave espacial de Bezos ya ha hecho varios vuelos, unas veces vacía y otras con un robot de piloto además de maniquíes de pasajeros. Han sido ocho lanzamientos que han incluido el regreso a la tierra de la nave.

Según los planes los primeros viajes con viajeros siempre adinerados serán antes que termine 2018 pero expertos aseguran que lo más probable es que el primer vuelo sea en 2019.

Blue Origin tiene una “pelea” comercial con la Virgin Galactic, de Sir Richard Branson, también multimillonario pero británico que ha elevado las propuestas no solo a proporcionar vuelos espaciales suborbitales tripulados para el turismo sino también lanzamientos para misiones científicas y orbitales para satélites pequeños.

Además Branson ha logrado vender vender unos 650 asientos para los cuales ya se han pagado cuotas parciales de reservación.

En esta pelea de publicidad el anuncio de Bezos del precio de sus pasajes lo iguala de cierta manera a Branson, aunque el británico ya ha vendido los suyos a 250.000 cada uno.

Se espera que el New Shepard haga una prueba en el espacio de su sistema de escape de cápsulas “en cuestión de semanas”, dijo uno de los empleados de Blue Origin a la agencia inglesa Reuters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: