El Tyrannosaurus rex regresa a Washington

Foto: Réplica del National T. rex. Cortesía de Kirk Johnson (National Museum of Natural History-Smithsonian Institution)

TurismoPlus.ORG

Los viajeros amantes de la naturaleza y la ecología pueden comenzar a reservar sus vacaciones para Washington D.C. Si, la capital de Estados Unidos y no una región boscosa o montañosa a donde se va usualmente con ese fin.

Y es que allí el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian exhibirá por primera vez un esqueleto totalmente ensamblado del rey de los dinosaurios: el T. rex., con 66 millones de años de edad y 7 toneladas de peso.

Según cuenta la especialista Katherine J. Wu en Smithsonian.com el Tyrannosaurus rex aparecerá en un enfrentamiento congelado con un Triceratops.

El Museo Nacional de Historia Natural anunció que el T. rex de la Nación, como se le conoce, regresará a Washington, DC después de cuatro en Canadá donde sus restos fósiles fueron cuidadosamente ensamblados por científicos de ese país.

El regreso a casa se realizará a tiempo para la reapertura el 8 de junio de 2019 del renovado Salón de Fósiles David H. Koch, nombrado así en honor a un filántropo que donó 35 millones de dólares para el proyecto.

El director del museo, Kirk Johnson, llamó la atención sobre el hecho de que el duelo de los gigantes prehistóricos tendrá lugar en la “sala más visitada del el museo de historia natural más visitado del mundo: 7 millones cada año.

El T. rex, que podrá verse erguido, tiene 15 pies de altura y 40 de largo.

Katherine J. Wu recuerda que en 1988 la ranchera Kathy Wankel fue la descubridora del Tyrannosaurus rex mientras realizaba una caminata por el embalse Fort Peck de Montana.

El que fue bautizado como el “Wankel rex” por su descubridora fue desenterrado por un equipo de paleontólogos dirigido por Jack Horner del Museo de las Rocosas y durante casi 20 años fue custodiado por el museo de Montana.

Allí no ocupaba la amenazadora posición erguida que tendrá en el Museo Nacional de Historia Natural sino se podía ver en la configuración original en la que fueron encontrados los huesos, la llamada “pose de muerte” del T. rex.

Pero hace cinco años, el museo del Smithsonian obtuvo un préstamo de 50 años del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para exhibir el rex en la capital del país.

En virtud del acuerdo en 2014 los fósiles fueron llevados de Montana a Washington, DC, donde los huesos fueron escaneados en 3D para generar una representación digital del esqueleto y luego fue llevado a Canadá.

Allí la firma Ontario Research Casting International procedió al ensamblaje con un conjunto de marcos de metal para cada hueso, pero removibles, para que los científicos puedan acceder a los especímenes individuales en sus investigaciones.

Escenografía única.

Al T. rex se le añadió un Triceraptor en la escenografía de una pelea como pudo ser hace millones de años.

El Triceraptor que disputará el combate es conocido como  “Hatcher”, por su descubridor, y está en exhibición en el Smithsonian desde 1905, aunque lo que ser verá será un clon con aportes de huesos de otros Triceratops.

Kathy Hollis, gerente de colecciones de fósiles del Museo, explicó a Smithsonian.com que aunque del 80 al 85 por ciento de los 450 ó más huesos originales del T. rex fueron recuperados en la excavación, un tercio de ellos, incluida la cabeza, son demasiado frágiles para mostrarlos.

De tal forma, solo la mitad del esqueleto que se verá es real. El resto son réplicas de materiales sintéticos o aproximaciones de la mayor precisión.

Según se sabe el T. rex de la nación murió cuando tenía unos 18 años, aunque la causa de muerte y sexo sigue siendo un misterio. Millones de años después su huesos fósiles son un recordatorio de como la ecología y la vida pueden ser afectados por fuerzas naturales… y por el Hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: