Turismo sí pero no excesivo

TurismoPlus.ORG

El “turismo excesivo” podría ser demasiado.

Este es un relativamente nuevo término que atrae a los especialistas preocupados por cifras relacionadas con el extraordinario éxito de la industria del ocio , entre estas los 1800 millones de turistas que se pronostica tendrá el planeta en 2030.

Aglomeración quizá no sea la palabra que describa cómo serán las cosas en el mundo cuando tantas personas aprovechen su tiempo libre, o simplemente su tiempo, viajando por todas partes.

Algunas señales ya existen. La Antártida, hasta hace muy poco casi desierta, ya está recibiendo a varios miles de personas procedentes de diversos puntos de la tierra.

Tal multitud, se teme, amenazará al medio ambiente no solo con amenazas de cacerías contra pingüinos, que ya están prohibidas, sino con contaminaciones como basura y otras que ni siquiera son visibles al ojo humano.

Actualmente los barcos de crucero ya llegan al Polo Sur. Pero también esos barcos  ya preocupan con su frecuencia a lugares como Venecia, que ha necesitado ser protegida por un programa del gobierno italiano que limita o hace mas razonables las entradas de los más  grandes buques de recreo.

En Berlín, Roland Conrady, director científico del ITB, cónclave anual de los profesionales del turismo,  advirtió que en 2030  habrá 1.800 millones de turistas en el mundo. “Algo es seguro: este crecimiento infinito es imposible en un espacio que es limitado, lo que genera cada vez más conflictos visibles”, dijo, según fue citado por agencias internacionales entre estas la francesa AFP.

La realidad que se teme ya casi llega. De 1995 a 2016, el número de viajeros internacionales ha pasado de 525 millones a más de 1.200 millones gracias a las compañías aéreas de bajo costo, y a los turistas de mercados emergentes como China, India o los países del Golfo, observó esa agencia europea.

Y el fantasma del “turismo excesivo” tuvo un buen momento en 2017. cuando ocurrió un alza récord del 7% del número de turistas en el mundo, y el llamado turismo de masa que según los estudios desfigura o expulsa a las poblaciones locales de sus lugares de vida.

“Siempre son los mismos ‘tours’, siempre los mismos lugares… En México, la gente sólo pensaba en Cancún, pero finalmente conseguimos llevarlos a la ruta de los mayas” explicó por su parte en el ITB Gloria Guevara, presidenta de la federación internacional del turismo (WTTC).

En algunos lugares del mundo la erosión de los humanos de vacaciones comienza a competir con fenómenos como el calentamiento global, que también es causado por la industrialización humana.

Y sí que existe, y es notable, la aglomeración especialmente en los veranos ante paisajes que todo el mundo quiere ver, ciudades que todo el mundo quiere visitar , restaurantes en los que todos quieren comer y lugares antes remotos como los polos que todos quieren palpar.

Por lo pronto los expertos piensan que son buenas las regulaciones de protección del medio ambiente, los precios altos y la diversidad mas amplia de lugares a visitar, quizá entre estos viajes a la luna, a la cual , no puede dudarse, que es un lugar totalmente solitario pero que con los años también  quizá tendrá que protegerse contra los excesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: