El turismo cuanto más inteligente, mejor

TurismoPlus.ORG

Cuando usted viva en una ciudad inteligente probablemente, por costumbre, ya no se percate de sus beneficios, pero ya nunca podrá vivir sin ellos.

La tecnología del futuro y el sueño de ciudades enteras operando de manera fabulosa parecen aún lejano. Pese a ser incipientes están ya en ciertas localidades funcionando en nuestro favor proyectos de generación de electricidad a través de energías renovables, como pueden ser la hidráulica, la eólica, la biomasa y la solar.

El ahorro energético en el alumbrado público mediante el uso de tecnología LED ya es realidad en muchos lugares. Sensores y regulación del alumbrado en función de las condiciones de luminosidad ya están disponibles.

Tensiómetros de medida de la humedad de la tierra en parques y jardines para efectuar un riego ecointeligente en función de las condiciones del suelo mantendrán frondoso el paisaje.

La ciudad inteligente necesita una gestión ecoeficiente de la recogida y el tratamiento de residuos y que se midan parámetros ambientales como la calidad de aguas, polución del aire y contaminación acústica con el fin de mantener los índices al respecto en niveles adecuados.

La generación de energía cinética en carreteras y aceras para semáforos, alumbrado público y señalización estará operando. Muchas grandes ciudades por el mundo ya tienen algunos de esos adelantos o planean instalarlos. Pero habrá más. Viajes turísticos espaciales, hoteles totalmente robotizados, aviones tan rápidos que acortarán los viajes hoy más prolongados del planeta.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) acaba de celebrar su Segunda Conferencia Mundial de Destinos Inteligentes en la ciudad española de Oviedo, España. El Secretario General de la OMT Zurab Pololikashvili dijo en la cita que las nuevas tecnologías pueden y deben permitir un enfoque más universal del turismo sostenible.

El concepto de Pololikashvili es que “la tecnología nos ayuda a administrar mejor nuestros impactos sociales, culturales y ambientales. Y si se gestiona bien, el turismo puede actuar como un agente de cambio positivo para estilos de vida, destinos y patrones de consumo y producción más sostenibles”.

Dependerá todo de la capacidad de manejar datos globales, la geolocalización y ello estimulará la denominada gestión sostenible del turismo. Una condición es que la eficiencia de los negocios que atienden a los turistas debe repercutir en beneficio de esos viajeros.

Podrían quedar detrás turbulencias y tensiones causadas por el llamado “turismo excesivo” que no solo perturban ya a los lugares que lo sufren sino también a los viajeros que encuentran situaciones que no esperaban como alojamientos saturados y reglamentos pesados y limitantes.

El destino turístico inteligente ó Smart Destination es un espacio turístico innovador, accesible para todos, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantiza el desarrollo sostenible del territorio.

Una buena definición. Ojalá que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: