Las tortugas advierten sobre el cambio climático

TurismoPlus.Org

La tortuga verde y otras diversidades de ese animal, sensibles a la temperatura ambiente en sus ciclos de reproducción y supervivencia, está dando un alerta silencioso sobre el cambio climático desde los remotos lugares que son su hábitat.

Una percepción que ha saltado a la prensa prácticamente en las últimas horas es que las tortugas en Cabo Hatteras están anidando a plena luz del día, algo raro en la especie en ese lugar en específico.

Aunque el anuncio se ha basado solamente en observaciones de personas no especializadas, ya se han hecho antes análisis de rigor científico según los cuales el cambio climático es un villano que está transformando de manera peligrosa los ciclos de supervivencia de la especie.

Los quelonioideos son una superfamilia de tortugas que comprende las tortugas marinas. Consta de dos familias actuales: Cheloniidae y Dermochelyidae, que incluyen siete u ocho especies vivas, de acuerdo con Wikipedia.

Pero la transformación cada vez más visible del clima planetario está “confundiendo” sus ciclos. Un artículo reciente del diario The Brownsville Herald comentó que los huevos de las tortugas marinas verdes, por ejemplo, dependen de la temperatura ambiente en cuanto al sexo del embrión en crecimiento.

Si el futuro de su hábitat es más cálido las consecuencias son impredecibles.

El análisis explicó que esa variedad de tortugas marinas no se convierten en machos o hembras debido a los cromosomas sexuales, como los humanos y la mayoría de los otros mamíferos. Dependen de la temperatura del aire.
Otro estudio subraya que el problema no es de un futuro próximo sino de ahora. Algunas poblaciones de tortugas marinas ya son afectadas y ello causa que los reptiles jóvenes sean casi exclusivamente hembras. Ello fue corroborado por un informe de la revista especializada Current Biology.

Otros científicos advierten que no pasará mucho tiempo, tal vez dentro de unas pocas décadas hasta un siglo, hasta que “no haya suficientes machos en las poblaciones de tortugas marinas”. Ello podría significar su extinción. Eso ocurriría durante un lapso de vida de un ser humano. No es una posibilidad distante en millones de años como es para el mundo actual la extinción de los dinosaurios.

Algunos escépticos quizá piensen que los datos son de poca importancia para la supervivencia de la humanidad.

Pero lo cierto es que las tortugas cumplen papeles críticos en sus ecosistemas. Pastan lechos de pasto marino como el ganado en el potrero, y las mordidas de las tortugas parecen mantener a las plantas saludables. Está probado que el aumento de las temperaturas afecta la biodiversidad del planeta.

Entre los muy numerosos animales más amenazados está el pingüino emperador inusualmente susceptible al cambio de temperatura. Sus poblaciones pueden ser diezmadas incluso con leves tendencias de calentamiento. Si el calentamiento global continúa al ritmo actual, los expertos advierten que el pingüino emperador podría perder nueve décimas partes de su población en 2100, momento en el que estaría muy cerca de la extinción total.

Sobre la foca ocelada los científicos afirman que no está en peligro de extinción. Sin embargo, advierten que su hábitat corre serio peligro, ya que estas focas anidan y se reproducen en el hielo y los témpanos de hielo, que son los hábitats más expuestos al calentamiento global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: