Reservas naturales privadas en Argentina

TurismoPlus.ORG / Foto: Dani33_Ruz (Pixabay)

Quien piense que el trabajo de defensa del medio ambiente y de gestión de las reservas naturales es una cuestión exclusiva de gobiernos y autoridades regionales y locales debe viajar a Argentina para corregir esa percepción.

En ese país sudamericano existe una Red Argentina de Reservas Privadas que acaba de realizar su tercera reunión anual para debatir sobre sostenibilidad, conservación, cuidado del ambiente e importancia del turismo en esa materia.

En el encuentro participaron cerca de 150 representantes de las provincias de Mendoza, San Luis, Córdoba, Chaco, Formosa, Salta, Buenos Aires, Santiago del Estero, Corrientes, Entre Ríos y Misiones, en la mitad norte del país.

Ese grupo está subdividido desde hace 4 años en 5 nodos regionales: noroeste (Salta, Tucumán y Jujuy), Centro (Córdoba y San Luis), noreste (Misiones, Chaco y Corrientes), más Entre Ríos y Buenos Aires.

El ingreso al grupo es voluntario y cuenta con 64 reservas privadas y 11 organizaciones ambientales no gubernamentales que abarcan un estimado de 195 mil hectáreas en 15 provincias argentinas.

Sin embargo, aunque no existe un registro oficial, los expertos consideran que esa cifra puede llegar a 290 iniciativas con una superficie de 876.000 hectáreas.

En Argentina, sólo el 8% de la superficie continental está protegida y existen planes para elevar esa proporción hasta un 17% en el año 2020, empeño en el que el sector privado tiene un peso fundamental, según se expuso en el foro.

Para eso, la red impulsa la colaboración entre propietarios y administradores de reservas privadas voluntarias con las autoridades y técnicos gubernamentales, guardaparques, guías y demás profesionales vinculados a las áreas protegidas para trabajar por la conservación de los recursos naturales en todo el país.

De acuerdo con la coordinadora de ese mecanismo, Florencia Morales, la reunión decidió iniciar gestiones para obtener Personería Jurídica como Asociación Civil y así aumentar la cantidad de actores y dar una mayor visibilidad a las acciones y propuestas de la red.

Asimismo, destacó que existe interés en extender su labor más allá de las reservas hasta la creación de Áreas Naturales Protegidas Privadas e incluir los asuntos de la conservación de la biodiversidad “para hacer énfasis en su gobernanza y no en el dominio”.

La agenda actual del trabajo de la red contiene aspectos relativos a los problemas ambientales, el financiamiento, las oportunidades con respecto al turismo como herramienta para la conservación y actividades de recreación en la naturaleza.

Como aspectos más específicos están algunos proyectos sobre yerba orgánica y ecoturismo (Misiones), ganadería y agricultura sustentable (Córdoba) y gestión sostenible de bosques nativos (Chaco, Formosa y Santiago del Estero).

Un punto novedoso y de gran trascendencia es la idea de crear corredores biológicos que permitan la conectividad entre los ecosistemas para asegurar el mantenimiento de la diversidad biológica y los procesos ecológicos y evolutivos con “una visión pública, privada y científica”.

Para la representante del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Dolores Duverges, otro eje importante del aporte de la red privada radica en su contribución al enfrentamiento al cambio climático, “principal desafío que se enfrenta a nivel global”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: