La pequeña Boracay enfrenta el “Overturismo”

La isla de Boracay con su majestuosa playa, en las Filipinas, cerró las puertas a los turistas e hizo una limpieza de seis meses. Ahora acaba de abrir con nuevas reglas para los visitantes.

Con ello el lugar, que es considerado como una joya de la industria filipina del ocio espera haber dado un buen ejemplo para mantener a raya al llamado en inglés “overtourism” o “turismo excesivo”.

En abril último una orden personal del presidente del país Rodrigo Duterte anunció la medida a partir de alarmantes denuncias procedentes de Boracay, desde contaminación en el mar por desechos regados por todas partes, aguas albañales hasta deterioro de sus alojamientos.

El bienestar que ofrecía en mejores tiempos el sitio resultó magullado al visitarlo en un solo año dos millones de turistas.

La secretaria de turismo Bernadette Romulo-Puyat dijo que espera que el nuevo Boracay sea el comienzo de una “cultura de turismo sostenible” en Filipinas. Anunció que el ejemplo se extenderá a otros destinos turísticos nacionales.

Romulo-Puyat advirtió a las islas El Nido y Panglao de correr el mismo destino. Oslob, cuyo fuerte turístico es alimentar a los tiburones ballena ya tiene medidas oficiales contra esa práctica considerada como perniciosa para la ecología, Allí se redujo la cifra de visitantes a la mitad.

Las nuevas reglas tratarán ahora de mejorar las condiciones en Boracay y no todas se deben a los excesos turísticos. Su área es de apenas 1.000 hectáreas y sus redes sanitarias, especialmente de alcantarillado, no son las mejores. Las aguas contaminadas ya se han desbordado en ocasiones.

A partir de ahora solo podrán estar al mismo tiempo 19,200 turistas en la isla. Habrá para cumplir con la cifra un control del número de habitaciones en los hoteles disponibles.

Muchas personas, especialmente los locales, que se ganaban la vida en Boracay ahora son proscritos. Es perseguido todo un ejército de masajistas, vendedores ambulantes y hasta “tragafuegos”.

Una publicación aseguró que incluso los edificadores de los famosos castillos de arena del lugar han sido regulados mediante expulsiones. Los peores edificios fueron demolidos. Las autoridades estudian hacer permanentes prohibiciones temporales de todos los deportes acuáticos, excepto nadar.

Los tres casinos de juego de Boracay han sido cerrados permanentemente.

La ministra reconoció que son medidas duras. “Es un proceso largo y arduo, pero si hay una cosa que vamos a garantizar a nuestros socios comerciales y a nuestros visitantes, es un mejor Boracay”, prometió.

Paralelamente se están promoviendo por el Departamento de Turismo destinos en mejor estado como las islas de Palawan y Cebú.

Para expertos hay algunos algunos villanos en esta historia. Estos son según ellos el turismo excesivo y quienes lo permitieron especialmente en la isla de Boracay que tiene menos de ocho kilómetros de largo y menos de un par de kilómetros de ancho.

Otros lugares en el mundo están enfrentado el turismo excesivo entre estos “The Beach” o sea Maya Bay, en Tailandia, lugar que hizo famoso un filme de culto de Hollywood protagonizado por Leonardo de Caprio fue cerrado en 2017 y acaba de abrir parcialmente.

Otro sitio que está respondiendo al exceso de turistas es Amsterdam. Allí se ha cancelado una gran fiesta tradicional del mes de julio y además se prohibió poner la música en alto volumen.

Venecia ha tomado varias medidas, una tras la otra, entre estas prohibir la entrada de grandes cruceros y comer en plena calle,que se paga con multas.

TurismoPlus.ORG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: