Nueva Zelanda entre el turismo y la pared

TurismoPlus.ORG

Nueva Zelanda se acerca a los dos millones de turistas por año, una cifra excelente para los ingresos de la industria del ocio, pero que preocupa a los que quieren conservar el medio ambiente del hermoso país.

Según The New Zealand Herald, el departamento de conservación nacional ha dado la bienvenida al aumento de visitantes, pero a los conservacionistas les preocupa que el crecimiento pueda superar la capacidad de las autoridades de proteger los numerosos lugares que atraen a la mayoría de los turistas.

El Departamento de Conservación sí ha recibido con agrado la mayor afluencia de turistas pero ha señalado que existen “crecientes desafíos” por el incremento turistas. Las estadísticas muestran que 1,75 millones de turistas internacionales, o sea el 52 por ciento de todos los visitantes, viajaron al menos a un parque nacional del país en el año que finalizó en marzo para un aumento del cinco por ciento.

El New Zealand Herald informó que en el Glaciar Franz Josef las visitas el año pasado crecieron nueve por ciento a 750,000, con el valle glaciar recibiendo alrededor de 6000 visitantes por día durante la temporada alta y en ocasiones con una espera de 30 minutos para aparcamientos.

Milford Sound, una fusión de características naturales espectaculares con sorprendentes señales visuales en cada esquina, continuó con su tendencia de crecimiento del nueve por ciento anual en los últimos cinco años, con más de 4500 visitantes en sus días más ocupados y 810,000 visitantes durante el período de 12 meses . Ningún turista que visite Nueva Zelanda probablemente dejará de visitar Milford Sound. El lugar fue tallado por los glaciares durante las edades de hielo y es espectacular.

En el caso de Roys Peak, tuvo un aumento del 27 por ciento, con más de 75,000 personas visitándolo, lo que resultó en colas para fotos en la roca ahora famosa con vistas al lago Wanaka. El interés turístico está justificado. Roys Peak es una montaña en Nueva Zelanda, de pie entre Wanaka y la Bahía de Glendhu. La montaña ofrece una caminata de día completo, con vistas al lago Wanaka y hasta la cima del monte Aspiring / Tititea.
El turismo que arriba al Hooker Track, una maravilla de la naturaleza, aumentó en un 35 por ciento y las cifras para el Parque Nacional Aoraki / Mount Cook se estiman en alrededor de 945,000 en el año finalizado en marzo de 2018, mostrando un crecimiento del 17,5 por ciento.

Uno de cada ocho neozelandeses también visita terrenos públicos de conservación al menos una vez al año. Los turistas nacionales son un número importante en Nueva Zelanda y se pronostica que el número de visitantes internacionales aumentará en un millón más en los próximos seis años.

El turismo sigue siendo la mayor fuente de ingresos para Nueva Zelanda, y ahora genera 36.000 millones de dólares australianos (25.000 millones de dólares) en gastos anuales, de los cuales 14.500 millones (10.000 millones) proceden de visitantes internacionales.

Pero el director ejecutivo de la organización defensora de la naturaleza Forest and Bird, Kevin Hague, argumentó que el crecimiento había superado la capacidad de Nueva Zelanda de proteger la naturaleza especial de los lugares que más atraían a los turistas.

Hague le dijo al New Zealand Herald que deseaba que la industria del turismo cambiara al punto en que menos turistas visitaran “nuestra naturaleza, pero se quedaran por más tiempo y gastaran más. “No hemos podido hacer eso”, agregó.  Por tanto respaldó un impuesto internacional a los visitantes que canalizaría el dinero hacia la biodiversidad de Nueva Zelanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: