10 mandamientos del viajero responsable

TurismoPlus.ORG / Foto: JamesDeMers (Pixabay)

A veces actividades tan sanas como el turismo contribuyen a complicar problemas ecológicos, como la reducción de la vida salvaje a la mitad en menos de una generación, según valoración del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWW), la mayor organización conservacionista independiente del mundo.

¿Cómo puede ser?. Pues muy fácil, la demanda de algunos productos contribuye a hacer algunos negocios como el tráfico de especies y fauna, que amenaza cientos de especies a partir de un negocio estimado en 20,000 millones de dólares anualmente.

Claro que no se trata solo de los turistas, pero para los viajeros desprevenidos la WWW lanzó la campaña de Las 10 Reglas de Oro del Buen Viajero, como una forma de ayudar a todos a ganar conciencia del fenómeno.

En el caso de los viajeros se trata especialmente de souvenirs que compramos para llevar de recuerdo a casa o para obsequiar a los familiares y amigos, como compensación por no haber disfrutado de unas vacaciones tan intensas como nosotros.

La propuesta de los conservacionistas es analizar bien el origen de los productos, antes de comprarlos, para estar seguros de no apoyar de forma inconciente el tráfico de especies que lleva a la extinción.

Entre los consejos se encuntra:

No adquirir bisutería o joyas hechas a partir del caparazón de la tortuga marina, pues sus 7 especies están en peligro y –además. Está prohibido su comercio.

No comprar marfil en bruto, ni figuras y joyas fabricadas con colmillos de elefantes, pues se estima que anualmente 20,000 paquidermos son asesinados para utilizar en estos fines sus colmillos.

El resto de los consejos sobre especies incluidas en la  Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres  (CITES en inglés) se puede descargar en esta web.

La iniciativa se enmarca en la campaña STOP Tráfico de Especies, que persigue luchar contra el comercio ilegal de animales y plantas silvestres.

WWW  aconseja siempre tomar decisiones informadas sobre lo que se está comprando y recomienda que ante la duda la mejor decisión es no comprar, como una forma de ayudar a preservar la vida natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: