Granjera da toque turístico al desierto

TurismoPlus.ORG

Yin Yuzhen, una agricultora china, plantó con un poco de ayuda de sus amigos y asociados más de 2 millones de árboles; construyó tres carreteras de más de 40 kilómetros; erigió más de 50,000 acres de barreras para detectar arena; cavó 12 pozos; desarrolló más de 500 acres de tierra irrigada; y, alimentó a más de 400 ovejas y 30 vacas.

El resultado ha sido el nacimiento de un centro turístico en el desierto.

La mujer realizó su hazaña en 30 largos años en el Desierto de Ordos en la Región Autónoma de Mongolia Interior del norte de China. Según el sitio web Mujeres de China, Yin se dedicó durante esas tres décadas a revertir la creciente desertificación. Finalmente, una vasta extensión árida fue convertida en un exuberante oasis y Yin se volvió una persona sumamente próspera.

Luego comenzó a pensar cómo usar su obra maestra en términos de turismo. La versión del boletín digital de la Federación de Mujeres de China reveló que la antigua granjera intenta combinar la agricultura moderna con el turismo. Ella invirtió con ese fin más de 40 millones de yuanes, tanto a través de la autofinanciación como con el apoyo del gobierno.

Comenzó así la construcción de un plan piloto de ecosistema del desierto que integra la educación en catering, alojamiento, recreación, deportes, acondicionamiento físico y educación sobre la desertificación.

Hoy, Yin Yuzhen ya ha construido 1.000 metros cuadrados de restaurantes ecológicos y más de 400 metros cuadrados de edificios de oficinas de dos pisos en el “parque ecológico”. Se espera que el complejo entre en uso a fines de septiembre próximo.

La empresaria china que se hizo a sí misma aseguró que su intención no era “la reputación de la burbuja, a pesar de que me he vuelto famosa”. “Solo espero que más personas puedan unirse al grupo de lucha contra la desertificación y aprender de la experiencia del control de la arena”, concluyó Yin.
´

El esfuerzo de 30 años de la Sra. Yin no ha sido una pérdida de tiempo. Independientemente del objetivo políticamente correcto del artículo, el largo esfuerzo de Yin coincide con los llamados de científicos mundiales para enfrentar el cambio climático.

Recientemente, la Organización Mundial del Turismo estimó en su sitio web oficial que el turismo no puede ser excluido de la respuesta global al cambio climático. “El sector debe ser transparente y coherente y no olvidar la relación dual entre el turismo y el calentamiento global, como su víctima y contribuyente”, agregó la organización.

Mientras que el aumento del nivel del mar, la desertificación, la deforestación o el derretimiento de la nieve y los glaciares dañan la economía del turismo, el sector también contribuye, a través de su propia existencia, al proceso de calentamiento.

La desertificación y la escasez de agua hacen que las regiones sean menos hospitalarias tanto para las comunidades locales como para los turistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: