Europa redescubre bosques vírgenes, o casi

TurismoPlus.ORG

Cuando se habla de bosques vírgenes normalmente no se piensa en Europa, pero investigaciones recientes indican que no debería ser así, una buena noticia para los turistas amantes de la naturaleza.

Según una investigación liderada por la Universidad de Humboldt (Berlín) publicada en la revista Diversity & Distributions existen más de 13,759 kilómetros cuadrados de bosques primarios (0.7% del área forestal de Europa) en más de en 34 países.

La mayoría de los bosques primarios se localizaron en el norte de Europa, especialmente Finlandia y Europa oriental, particularmente en Ucrania, Bulgaria y Rumanía.

Los países que tienen la mayor proporción de bosque primario son Finlandia (2,9% del territorio nacional), Suiza, Lituania, Eslovenia y Bulgaria (cada uno de ellos alrededor del 0,5%).

En España también se ubicaron formaciones boscosas con esas características en  los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, fundamentalmente.

Entre las principales conclusiones, el estudio explica que a pesar de su excepcional valor de conservación, los bosques primarios son raros y su distribución actual es el resultado de siglos de uso de la tierra y manejo forestal.

Las perspectivas de conservación para los bosques primarios son inciertas ya que muchas no están estrictamente protegidas y la mayoría son pequeñas y están fragmentadas, lo que las hace propensas a la extinción y la perturbación humana.

Sin embargo los expertos opinan que predecir dónde probablemente se producirán bosques primarios podría orientar los esfuerzos de conservación, especialmente en Europa del Este, donde todavía existen grandes áreas de ese tipo, que se pierden a un ritmo alarmante.

De acuerdo con el criterio de los científicos participantes en la investigación, los bosques primarios tienen un alto valor de conservación, pero son raros en Europa debido al uso histórico de la tierra.

El doctor Francesco Maria Sabatini, coordinador del estudio, indicó que no se trata de bosques nunca tocados por el hombre sino de áreas en las que no se detectan indicios visibles de actividad humana.

En opinión del experto ello ocurrió probablemente porque luego de décadas sin intervención del hombre la dinámica natural de los procesos ecológicos borró esas huellas.

Los expertos consideran que los bosques con estas características proporcionan valores ecológicos y hábitat excepcionalmente únicos para la biodiversidad.

De alguna manera, el estudio ofrece una esperanza de recuperación.

La realización del que ha sido considerado un mapa de los bosques salvajes europeos fue realizado con el respaldo de centenares de especialistas, científicos forestas y miembros de organizaciones no gubernamentales.

Se trata de bosques ubicados en áreas remotas, generalmente fragmentados en pequeños lotes , excepcionales en términos de valor ecológico y de conservación, que dan refugio a especies en peligro de extinción.

Los investigadores advierten, sin embargo, que el resultado del estudio estuvo afectado por la disponibilidad de datos en varios países.

Encontraron inventarios completos solo para República Checa, Eslovaquia y Hungría e inventarios parciales o limitados a cadenas montañosas específicas como los Cárpatos en Rumania, Ucrania) y áreas protegidas en Francia e Italia.

No pudieron recuperar datos sobre bosques primarios en Letonia, Bielorrusia, Moldavia e Irlanda. Para Suecia, Austria, el Reino Unido, Bosnia y Herzegovina, Montenegro y Serbia, solo hallaron información dispersa.

Por ello afirman que no pueden excluir la existencia de datos adicionales para estos u otros países, especialmente aquellos donde se espera se alberguen grandes extensiones de bosque primario, como Suecia.

El estudio en detalle puede consultarlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: