Amenazada escala de grullas de arena en Nebraska

TurismoPlus.ORG

Los amantes del aviturismo o avistamiento de aves que no han visto el espectáculo de la migración de las grullas de arena deben apurarse: las modificaciones hechas por el hombre a la naturaleza están amenazando este fenómeno.

Se estima que en la primavera unas 600,000 de este tipo de grullas utilizan en su peregrinar desde el sur de México hasta el norte de Siberia la ruta que atraviesa una franja de 80 millas de ancho de Nebraska, en Estados Unidos.

Pero resulta que las praderas de esta región estadounidense, también utilizada por gansos, patos y otras aves migratorias, está siendo modificada por el crecimiento agrícola y el desarrollo urbano.

De tal modo la que es considerada una de las últimas grandes migraciones podría perder su escala en el Central Platte River Valley de Nebraska pues cada vez se les reducen más las opciones para adaptarse a nuevas condiciones, según los expertos.

Bill Taddicken, director del Iain Nicolson Audubon Center en Rowe Sanctuary en Gibbon, dijo a National Geographic que actuamente ya solo el 10 por ciento del hábitat es adecuado para grullas de arena.

Son ubicadas entre las aves voladoras más grandes, con altura de hasta 4 pies y su nombre proviene de las capas de plumas grises que cubren sus pesados cuerpos.

Taddicken dice que una de las características que atrae a los turistas que llegan a presenciar el antiguo rito es lo fuerte y vibrante de su llamada y una especie de baile que –afirma- únicamente hacen en esta parada.

Utilizando binoculares se puede apreciar una elaborada danza de aleteos, reverencias y saltos, de acuerdo con el relato de Nicole Arcilla, ecóloga aviar y científica principal de Crane Trust en Wood River.

La población de grullas de arena son calculadas en más de 700,000 aves en todo el mundo y alrededor del 80 por ciento realizan esta migración anual.

Algunos biólogos consideran que aunque no figura como especie amenazada o en peligro de extinción, las subpoblaciones no migratorias en Misisipí y Cuba están en peligro y la pérdida adicional de hábitat representa un riesgo.

En su adapación han debido modificar su ruta, haciéndola más larga y estresante, pues las tierras adecuadas para su parada se están reduciendo y cambiar su ruta de migración sería difícil porque su viaje actual es producto de miles de años de evolución.

De tal modo que de no ocurrir modificaciones al proceso de destrucción del habitat, los amantes de la Naturaleza están precenciando el fin de un proceso que se ha venido realizando en esta ruta al menos durante 10,000 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: