Los elefantes felices de Care Valley

TurismoPlus.ORG

Los elefantes en Tailandia pasan por buenos momentos.

Al menos aquellos que pertenecen al Happy Elephant Care Valley, en Chiang Mai, una región del país asiático.

El lugar está a punto de poner en práctica un acuerdo histórico para tornarse en un lugar verdaderamente respetuoso con esos grandes aunque también vulnerables animales. Los diseñadores del programa quieren que el sitio sea verdaderamente respetuoso con sus máximas estrellas, que son  los elefantes.

De acuerdo con la entidad internacional World Animal Protection, que ha pasado 30 años protegiendo a los paquidermos, el proyecto pondrá fin a toda interacción física entre turistas y elefantes en el campamento que, según estiman, pueden ser perniciosas, sin dejar de satisfacer la creciente demanda de experiencias del turismo con elefantes.

Los especialistas buscan que las acciones turísticas sean cada vez más responsables.

Los líderes de World Animal Protection y compañías de viajes están trabajando en conjunto en Happy Elephant Care Valley para hacer la transición de su condición actual a un lugar de alto bienestar, respetuoso con los animales donde estos tendrán la oportunidad de comportarse como lo que son y no como animadores turísticos.

Las organizaciones en Asia y África que defienden a paquidermos han denunciado anteriormente que en Tailandia miles de elefantes cautivos siguen siendo explotados en viajes en los cuales son tratados cruelmente y obligados a trabajar con intensidad.

Sin embargo, las encuestas globales están cooperando con esas intenciones al mostrar una caída global significativa, se die que un 44 por ciento, del número de personas que consideran aceptable la monta de elefantes en comparación con hace solo tres años.

Una de las encuestas también muestra que más del 80% de los turistas preferirían ver elefantes en su entorno natural.

Los elefantes en Happy Elephant Care Valley eran dedicados a llevar turistas que podían además bañarlos y alimentarlos.

Los portavoces del proyecto explicaron que con la transición los elefantes se comportarán como lo harían en la naturaleza, libres para deambular por el valle, pacer y bañarse en los ríos mientras los turistas los observan a una distancia segura.

Todo ello será posible tras la firma de un Memorando de Entendimiento entre Happy Elephant Care Valley y World Animal Protection (TBC). Los cambios previstos tendrán lugar a lo largo del año en curso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: