Astroturismo, estrella de Fitur 2018

Por Frank Martin/TurismoPlus.ORG

Buenas estadísticas disponibles de 2017, nuevos acuerdos en todos los ángulos con amplias perspectivas para 2018 y una estrella inesperada, el “astroturismo”.

Esto es todo lo que podía pedirle la industria universal del ocio a la crucial Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR).

No solo los asuntos terrenales como la extensión de multidestinos, las políticas de cielos abiertos, la expansión de las infraestructuras, la seguridad en los destinos y los sistemas de visados, entre otros muchos temas, han sido dilucidados todos con cierto éxito.

También la conferencia se ha elevado al espacio sideral. Un punto de gran interés para algunos y de una saludable curiosidad para otros ha sido el “astroturismo”.

Esa modalidad que parece por su nombre de ciencia-ficción presentó ofertas en la cita y un país fue premiado por segunda vez por su iniciativa al respecto, Chile.

No  se llame a error. No se trata de viajar a las estrellas, sino de observarlas.

Cualquiera puede percatarse que las intensas luces citadinas por el mundo no dejan a los habitantes de las urbes observar la bóveda celeste con toda su plenitud de luces distantes millones de años-luz.

Como respuesta lugares cuasi rurales no tan distantes del centro de la civilización la han tomado como una buena oferta turística. Se trata no solo de mirar los astros sino  también de dejar detrás por un tiempo de vacaciones la ruidosa vida urbana, y ¿por qué no? desatar el romanticismo.

Una entidad  citada por la prensa de España, sede de FITUR,  el  Centro de Estudios Geológicos (GFZ) de Potsdam y en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) determinaron que la denominada contaminación lumínica crece un 2,2 por ciento anual, y cada año que pasa el planeta es más brillante en extensión e intensidad.

Se ha puesto de moda en la industria del turismo un nuevo calificativo, “Starlight” para acreditar la idoneidad de los  lugares para la observación de los astros en unas condiciones óptimas, además de representar un ejemplo de protección y conservación.

Uno de estos es Córdoba, en Andalucía y lugares allí como  Los Pedroches y Sierra Morena.

Chile, en América Latina,  cuenta con los mejores cielos del mundo para observar el universo. “Ésta es una enorme oportunidad para transformar al país en un destino de astroturismo destacado y de excelencia internacional”, expuso una campaña de promoción en Internet.

Esa modalidad busca en el país sudamericano “promover la asociatividad, para la conformación de un sector astro turístico en Chile, entre los siguientes actores: Públicos a nivel nacional, regional y local, observatorios científicos y universidades, industria turística (observatorios turísticos, servicios de alojamiento, alimentación y transporte, tour operadores), y agrupaciones de aficionados a la astronomía, entre otros”, expuso otra página explicativa chilena de ese tema.

Este puede ser un éxito estelar del turismo internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: