El tranvía de Santa Teresa aún se mueve

TurismoPLus.ORG

Boas notícia. A tarifa de R$ 20 para a utilização do Bonde de Santa Teresa não será reajustada em 2018.

Esta fue una gran buena nueva de inicio de año para los vecinos de Santa Teresa, un barrio de Río de Janeiro que los cientos de miles turistas que visitan cada año “a cidade maravilhosa” “no deberían excluir de su plan de visitas durante su estancia.

El “bonde” o tranvía de ese barrio carioca es aún una tranquila joya de antaño que se mueve por su vía, la única y más alta de ese perfil de la ciudad, y que quienes lo aman le llaman “bondinho de Santa Teresa”.

Su línea fue construida en 1872 hasta lo alto del morro, palabra que significa colina. Ya desde entonces se convirtió en un símbolo del barrio. Hacia 1920 Santa Teresa, con sus casas a veces modestas, otras muy espectaculares que tenían el factor común de ser siempre frescas, recorría su época dorada.

Entonces, en la casa de Laurinda Santos Lobo, hoy un centro cultural llamado Parque das Ruinas, se celebraban elegantes fiestas que reunían a los artistas e intelectuales más destacados de la época y a altas personalidades de la sociedad carioca.

Laurinda quien nació en Cuiabá en 1878 y murió en su casa de Santa Teresa en 1946, fue una mecenas de la Bella Época de Río.

Su antiguo palacete construido entre 1898 y 1902 se hizo famoso con sus fiestas. La dama era heredera de una poderosa familia, una parte de ella residente en París. LLegó a presidir el Consejo directivo de la Federación Brasileña Para el Progreso Femenino.

No obstante, su recuerdo no es tan importante como el “bondinho de Santa Teresa”, simplemente porque este aún es actual.

Nada más agradable para quien sepa apreciarlo que montar en el tranvía que ha sobrevivido a los autobuses, a los potentes automóviles y a la adecuación de calles, avenidas y autopistas. O sea a la modernidad.

La gente de Santa Teresa ha luchado por su medio de transporte, especialmente cuando en 2011 a causa de dos lamentables accidentes fue suspendida su circulación. Renació pronto tras reparaciones que la han hecho más moderna y segura. Es una parte del patrimonio cultural e histórico de Santa Teresa, de todo Río de Janeiro y también de Brasil.

El bonde puede llevarlos, si está en Río, no solo a casa de Laurinda. También, siempre entre colinas, a otras grandes mansiones , como la que guarda el Museo Chácara do Céu, que fue residencia del rico empresario Raymundo de Castro Maya. Lo mejor de la casa son sus jardines y una envidiable colección de arte.

Como todo en la vida, Santa Teresa tuvo su momento de decadencia. Pero los artistas la sacaron de su caída organizando actividades de difusión para atraer cada día a más visitantes. Se trata del “Arte de Portas Abertas”, red cultural en la que participan talleres y atelieres.

Y en el escenario, con su ruido rítmico y amable, está el tranvía.

“Os moradores do bairro (previamente cadastrados) permanecerão acessando gratuitamente o transporte e deverão apresentar a carteirinha no embarque. Aqueles que ainda não a possuem deverão solicitá-la na bilheteria da estação Carioca. A gratuidade também vale para estudantes da rede pública uniformizados e com o cartão escolar, pessoas acima de 65 anos e portadores do Vale Social”.

Con un pequeño esfuerzo, quien comprenda el español y recurra al llamado “porteñol” puede entender el aviso de enero de 2018 en el cual se les avisa a los vecinos de Santa Teresa que mantendrán su acceso gratuito al tranvía. También muestra su valor social.

Y para los demás, incluyendo los turistas, recuerde: A tarifa de R$ 20 para a utilização do Bonde de Santa Teresa não será reajustada em 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: