El Titanic emergerá nuevamente

TurismoPlus.ORG / Photo: Funnytools

Un “proyecto de rescate” del Titanic respaldado por el gobierno de Irlanda del Norte será otro intento de revivir el doloroso recuerdo del trasatlántico que no pudo finalizar su primera travesía al chocar con un Iceberg y hundirse en el helado Atlántico en 1912.

El proyecto ha saltado a la prensa tras darle su apoyo el director de cine estadounidense James Cameron, autor de la película ‘Titanic’ (1997).

Se trata de un intento de comprar una colección de más de 5.500 artefactos del barco a su actual propietario, que se ha declarado en bancarrota.

Cameron se ha unido al plan tras anunciar el gobierno de Belfast, en cuyos astilleros fue construido el buque, que invertirá unos 15,7 millones de euros en tal rescate. El cineasta ha confesado que siente una “profunda responsabilidad” hacia el trasatlántico tras recrear su dramática historia en el filme que lleva su nombre.

Otra personalidad que se ha unido al intento es Bob Ballard muy famoso por haber descubierto en 1985 el lugar exacto donde yace el Titanic. Ballard llevó a cabo expediciones por tres años antes de lograr su propósito.

Cameron, Ballard y el centro Titanic Belfast, dedicado a ese propósito, se unieron para hacer funcionar el plan adquirir y repatriar la colección.

El “Proyecto Rescate” asegura que los artefactos rescatados del barco son patrimonio universal. Por ello sostienen que quieren evitar que la colección termine diseminada por el mundo si los tribunales que tramitan la bancarrota deciden permitir que se venda por partes.

Irlanda del Norte y el resto de los miembros del proyecto piensan además que la adquisición de los objetos del Titanic impulsará el turismo y por ende la economía de esa región.

Un punto central es honrar a los fallecidos y a la tragedia. Cameron confesó en una entrevista que cuando estuvo en el lugar del hundimiento (en 1995) para rodar Titanic, salió de allí con la sensación de que el propósito “era más grande”. “Una vez que el Titanic entra en tu vida ya no se va fácilmente’, dijo.

El RMS Titanic, de la naviera White Star Line, que se hundió en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912 ha despertado además una competencia comercial en torno a su valor turístico que asciende con los años según su estructura se va desintegrando en el fondo del océano.

Se ha anunciado que dos empresas estadounidenses desarrollan una carrera para llevar a cabo viajes turísticos e incluso visitar en las profundidades los restos sumergidos.

Una de ellas, la firma OceanGate proyecta llevar a biólogos, arqueólogos subacuáticos, equipos de grabación y turistas. El precio por persona será de casi 90.000 euros. La tarifa incluye tres inmersiones de unas tres horas cada una tan temprano como en el verano de 2019.

Las excursiones durarán 11 días y partirán de la península de Terranova, en el noreste de Canadá.

Otra empresa, The Bluefish, de viajes de lujo anuncia un viaje más corto. El pasaje será por una sola inmersión con un minisubmarino, de unos 26.000 euros. Otras firmas están anunciando inmersiones como esas para antes que termine 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: