Tbilisi, ciudad de extraño encanto

Si ama la arquitectura abigarrada, le da escozor el orden excesivo y busca conocer un paisaje urbano realmente diferente, acepte una de las recomendaciones de National Geographic y viaje a Tibilisi o Tbilisi, la capital de Georgia.

La presencia  durante siglos de ocupaciones persas, bizantinas, otomanas y rusas y su integración en la federación de repúblicas soviéticas hasta su desaparición influyeron en la arquitectura de  hasta el punto de darle una personalidad muy propia.

Tal vez este cúmulo de influencia fue lo que llevó al escritor Alejandro Dumas a atribuirle a la ciudad un “extraño y fascinante encanto de leyenda y romance”.

A muy poca distancia una de otra se encuentran más pruebas de ese pasado borracoso que constituyen joyas para el visitante: iglesias ortodoxas georgianas, gregorianas armenias y católicas romanas, una sinagoga, una mezquita y un templo zoroastriano (del profeta iraní Zoroastro).

Aunque National Geographic explica que el paisaje urbano de la capital de Georgia se moderniza a un ritmo vertiginoso, permanecen tradiciones como los los khinkali (albóndigas de carne con especias) y siguen llamando la atención sus baños de azufre abiertos las 24 horas.

Tibilisi, calido en georgioano antiguo

Los descubrimientos arqueológicos indican la existencia de asentamientos humanos en la región desde 4,000 años antes de Cristo, pero una de las versiones más aceptadas sobre la fundación de Tibilisi considera su fundación en el siglo V.

Según esta historia el halcón de caza del rey Vakhtang I Gorgasali atrapó un faisán herido y ambos cayeron en un manantial de agua caliente cercano y murieron.

El monarca descubrió así las aguas termales y ordenó construir una ciudad, que se denominó Tbilisi, o cálido, en georgiano antiguo.

La parte histórica guarda el ecanto que le dan las estrechas calles empedradas y serpenteantes, con sus casas antiguas con balcones de madera tallada.

Hoy los manantiales termales y los baños subterráneos construidos en el siglo XVII permanecen activos  con aguas de 47 grados centígrados y siguen siendo un elemento emblemático de Tibilisi, una experiencia que no se debe pasar por alto si se visita la ciudad.

TurismoPlus.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: