Sembradío de colores para turistas

TurismoPlus.ORG

Flores de col de 17 colores en los sembradíos de la provincia china de Jiangxi actúan como imanes para la atracción de turistas y estimulan el trabajo de los especialistas en busca de nuevos tonos que amplíen el espectro ante la vista de los visitantes.

La seducción que emana de esta singular experiencia es fruto de varios años de investigaciones en la Universidad Agrícola de esa región del este de China famosa por el variado colorido de sus hermosas plantaciones de col.

La necesidad de extender el número de colores obedece al creciente interés de los viajeros que se acercan a Jiangxi para contemplar el espectáculo que representa un campo cubierto de flores de una gran variedad de tonos, dijo el responsable de las investigaciones en procura de nuevos matices, Fu Donghui.

Esa urgencia se acrecienta a medida que se acerca la primavera, cuando multitudes de turistas llegan al lugar a disfrutar de una peculiar visión multicolor difícil de encontrar en otras partes del mundo.

“El mar de flores de col es un recurso turístico emblemático de Jiangxi, pero la industria se ha visto condicionada por el limitado número de colores de las flores”, explicó el experto, quien comenzó sus estudios sobre este tema hace más de 15 años.

El objetivo es crear nuevas variedades de semillas a través de nuevas formas, empeño que ha logrado excelentes resultados, sobre todo en los últimos 4 años. Los tonos más recientes fueron púrpura y el carmesí, obtenidos en base a otros 13 colores.

El especialista detalló que 9 de las actuales 17 pigmentaciones ya son estables en plantaciones a gran escala y que también se consiguió prolongar la fase de floración a 10 días, pues “un día de floración prolongada puede ayudar a generar 10 millones de yuanes adicionales (1,6 millones de dólares) de ingresos”, solo en el distrito de Wuyuan, el más famoso en esta materia.

Los nuevos tipos de flores de colores tienen mejor aspecto y contienen más antocianinas, un tipo de pigmento azul, violeta o rojo, en comparación con las flores de col comunes.

Sin embargo, el problema principal radica en que su cultivo solo ocurre 1 ó 2 veces al año y se requiere de casi un lustro para la aparición de un nuevo color utilizable en las grandes plantaciones.

“Esperamos crear flores de col más increíbles en el futuro”, afirmó Fu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: