New Orleans, también española por su Historia

TurismoPlus.ORG

La presencia de los reyes de España en la celebración del 300 aniversario de New Orleans, Luisiana, intentó recordar el aporte del país europeo al desarrollo de esa ciudad estadounidense, a la que con frecuencia se le atribuye una definitoria influencia francesa.

En realidad el visitante puede apreciar rápidamente en las expresiones culturales de New Orleans semejanzas con expresiones españolas, francesas, caribeñas y africanas.

Aunque pudo resultar extraña la presencia en la comitiva real del presidente de Islas Canarias, fue una decisión justificada históricamente, debido al aporte –aunque poco conocido- de inmigrantes de ese archipiélago a la colonización de Luisiana y también de Texas.

La presencia hispana en el Valle del Mississippi todavía puede verse en placas colocadas en New Orleans que recuerdan el nombre original de algunas calles del casco antiguo (French Quarter) cuando era capital de la provincia española de Luisiana (1762-1803).

Las otroras calles Real, San Pedro o del Muelle llevan a la Plaza de Armas (con azulejos que representan las Provincias españolas) y recuerdan aquella imigración que se inició para sustituir a la población indígena y continuó en los siglos XVII y XVIII, como ocurrió en varios países de América Latina.

Los historiadores precisan que a fines del siglo XVIII los canarios, conocidos por su capacidad y dedicación a las tareas agrícolas en condiciones difíciles, se asentaron en tierras cercanas al Mississippi y lo que sería New Orleans.

La ciudad como tal fue fundada por los franceses en 1718, pero el español Hernando de Soto había sido el primero en llegar a esos parajes en 1541.

Luego, con la firma del Tratado de París en1763 se convirtió en parte y capital de la provincia española de Luisiana, pasó 40 años después de nuevo a manos francesas y estos la vendieron en 1802 a Estados Unidos.

Los primeros pobladores canarios se dedicaron en un inicio también a la pesca del cangrejo de río, un alimento que ha pasado a ser símbolo de la gastronomía de la ciudad.

Se estima que en Louisiana se instalaron más de de 4,000 canarios desde la llegada del primer barco en junio de 1778 con 125 reclutas y 53 familiares.

Hoy todavía pueden hallarse sus descendientes e influencia canaria sobre todo en la parroquia de San Bernardo (Saint Bernard) y hasta en cementerios con tumbas elevadas en lugar de bajo tierra, entre otros aspectos.

En términos generales, todas sus influencias han conformado la New Orleans de hoy, considerada meca musical del jazz, pero también del blues, rock, R & B, hip-hop  y  de la gastronomía, en todas las manifestaciones de las influencias de su formación histórica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: