Monasterio de Rila, sitio emblemático de Bulgaria

Por Miguel Lozano/TurismoPlus.ORG

Ya en Bulgaria, uno de los lugares imprescindibles, si el visitante se quiere adentrar en la historia de ese pueblo balcánico, es el Monasterio de Rila a 117,4 kilómetros de Sofia y un símbolodel país.

Es importante saber que los búlgaros ven con un respeto particular esta construcción, más allá de su valor histórico, arquitectónico y religioso, porque es un recordatorio de la persistencia de la nación ante la invasión extranjera.

Además de un centro espiritual, el monasterio resguardó invaluables documentos y reliquias, amenazados de destrucción durante la ocupación otomana

Fue fundado en la primera mitad del siglo X cerca de la cueva donde vivió el primer ermitaño búlgaro del que se tenga conocimiento: San Juan de Rila, pero la edificación más antigua conservada es la Torre Jreliyova de 24 metros de altura que data de 1335.

En esa torre, que realizó la función de fortaleza protectora del monasterio, y en la cual se refugiaban los monjes en tiempos de guerra, se encuentra la capilla Transfiguración de Dios, abierta al público solo en el verano.

La Torre Jreliyova guarda murales del siglo XIV que solo se pueden ver a través de las ventanas de la capilla si se visita fuera del verano, cuando el edificio está cerrado al público

El monasterio de Rila fue declarado en 1976 Reserva Nacional de Historia, en 1983 Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y en 1992 recibió la categoría de conjunto arquitectónico, artístico e histórico de importancia nacional.

Por si fuera poco, la iglesia de cinco bóvedas y dos capillas laterales ofrece un espectáculo singular con su iconostasio de madera tallada y los frescos murales de los maestros de Samokov y Bansko.

Los creyentes tienen también el aliciente de poder besar con respeto íconos e iconostasios del siglo XIX, en la iglesia que conserva el sarcófago de San Juan de Rila, entre otras reliquias.

Finalmente, el visitante puede visitar la cueva de San Juan de Rila, a unos 4 kilómetros de distancia, a cuyo lado se levantó la  iglesia Asunción de San Juan de Rila, aunque su apariencia actual le fue dada en una reforma realizada en 1820.

Disfrutar de la serenidad que se respira todavía en el lugar, a 1,147 metros de altura, es ya de por sí un valor que amerita el recorrido desde Sofía, una parte entre montañas y los ríos Drushlyavitsa y Rilska.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: