Manaos, una gran ciudad en la jungla

TurismpPlus.ORG

Manaos, Brasil, es un lugar extraordinario donde el contacto con la selva amazónica es de todos los días sin que los edificios, avenidas y hoteles de todos los precios pierdan el parecido y las comodidades en comparación  con otros en  cualquier ciudad del mundo.

Eso no es extraño porque Manaos es toda una ciudad en medio de la jungla.

Alguien que la visite por primera vez notará inmediatamente la mezcla de concreto, asfalto, automóviles y personas con algunos animales de la región amazónica. Puede ser un lugar muy remoto con cosas muy familiares para el turista que reside en las ciudades.

Sin embargo, las visitas a Manaos se recomiendan para quienes aman la naturaleza. Si viaja a la ciudad a través del río Amazonas, esa será una jornada que, por sí sola,  completará sus deseos de ver el mundo salvaje cara a cara.

Algunos barcos de poco calado hacen el largo viaje lentamente. Desde la cubierta podrán verse cosas fabulosas, desde peces grandes y pequeños que son visibles en la corriente hasta comunidades enteras de hormigas que viajan como en una balsa sin un destino definido.

Manaus es un puerto fluvial importante de Sudamérica. Está a una distancia de 3000 km del mar, en el corazón del Amazonas.

Aquellos que llegan a la localidad ven pasos de carreteras a nivel, complejos comerciales y especialmente grandes hoteles, lujosos o no. Muchos barones del caucho construyeron allí  sus mansiones  en los  años de bonanza en los  90. La ciudad disfruta de un Teatro de la Ópera que nada tiene que enviarle a otros del mundo. Tiene una vida cultural y de espectáculos adecuado a todos los gustos.

Antes de 1939 Manaos se llamaba Barra do Rio Negro. Hoy es la ciudad capital del estado de Amazonas en la Región Norte de Brasil.

Está situada cerca de la confluencia de los ríos Negro y Solimões. Con una población de más de 2 millones, es la ciudad más poblada del estado brasileño de Amazonas y la selva amazónica. La ciudad fue fundada en 1669 como el Fuerte de São José do Rio Negro. Fue elevada al grado de  ciudad en 1832.

Y sí, Manaos se encuentra en el medio de la selva amazónica, y el acceso a la ciudad se realiza principalmente en barco o avión. Los expertos afirman que el aislamiento ayudó a preservar tanto el medio ambiente natural como la cultura de la ciudad.

La cultura de Manaos conserva los hábitos de las tribus nativas brasileñas. La ciudad es el principal punto de acceso para visitar la fauna y la flora de la Amazonía brasileña. Pocos lugares en el mundo ofrecen tal variedad de plantas, pájaros, insectos y peces.

(El autor fue corresponsal en Brasil de una agencia de prensa internacional durante dos años)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: