Kazanlak, el Valle de las Rosas búlgaras

Por Miguel Lozano/TurismoPlus.ORG

Un aspecto gratificante de viajar es el recuerdo que se preserva de esos lugares a veces muy lejanos, en ocasiones referido a un sabor, una anécdota, un paisaje… o un olor.

Si visita Bulgaria es muy probable que le suceda como al reportero de TurismoPlus.ORG: difícilmente podrá olvidar el olor de sus peculiares rosas, uno de los secretos de la perfumería mundial.

Aunque es muy común identificar con esta flor a todo este pequeño país balcánico, existe una zona en particular en el mismo centro de su geografía que es el baluarte de la rosa damasquina o damascena.

Se trata del valle de Kazanlak, conocido como el Valle de las Rosas, donde la flor traída de Asia hace cientos de años se adaptó y se modificó hasta el punto de ser definida por muchos como “kazanlashka” (de Kazanlak).

Esta, sin embargo, no es la única atracción de la región, cuya capital Kazanlak de unos 80 mil habitantes, es ya de por sí un paraje recomendado para viajar, en el que se puede encontrar ese misterio propio de la Europa Oriental.

Aquí se halla la Tumba de Kazanlak del tipo tholos (de planta circular) la mayor y mejor conservada construcción funeraria tracia del país, reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

El monumento protege asimismo un conjunto de frescos, considerados una significativa muestra del arte tracio, que  adornan la cúpula del túmulo..

Los amantes del turismo de la naturaleza también tienen a su disposición dos reservas y cinco áreas protegidas, donde se pueden recorrer bosques milenarios y otras atractivas formaciones naturales.

Particularmente recomendable es la reserva de Dzhendema, en la montaña de Stara Planina, parte del Parque Nacional de Los Balcanes Centrales.

Y por supuesto el museo de la rosa damascena, o rosa damasquina, de la cual se extrae el aceite de rosas, que se comercia desde el siglo XVIII, cuando se exportaba principalmente a Alemania y Austria-Hungría.
En la instalación se puede conocer la historia de esta industria que pasó a ser símbolo de todo el país y cyo cultivo abarca hoy 3,800 hectáreas.

Y si visita la región en los primeros días de junio podrá disfrutar del Festival de la Rosa, un conjunto de celebraciones festivas que se realizan en coincidencia con el período de florecimiento de la rosa de la cual cada año se obtienen cinco tonelada de pétalos.

La región tiene establecidas varias rutas turísticas que llevan al visitante al Valle de los Reyes Tracios, además del Valle de las Rosas, entre otras opciones que hacen de Kazanlak un lugar a visitar que seguramente dejará sensaciones indelebles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: