Guyana, destino exótico

Por Miguel Lozano/TurismoPlus.ORG

Los viajeros amantes de los destinos religiosos o con marcas mundiales tienen en Georgetown, la capital de Guayana, un objeto particular del deseo: la Catedral de San Jorge.

Cierto es que si la hubiesen visitado antes de 2004 hubiera tenido el placer de conocer la iglesia de madera más alta del mundo, pero ese año fue cocluIda la reconstrucción del monasterio de Sapanta-Peri, en Rumanía, y San Jorge pasó al segundo lugar.

La iglesia anglicana guyanesa tiene 43.5 metros (132 pies) y pese a la profusión de construcciones de madera, destaca con mucho, sobre todo después de su renovación,  que contribuyo a rescatar la blancura y la belleza de su arquitectura.

Fue diseñado por Sir Arthur Blomfield y se inauguró en1892, aunque siguieron consruyendala hasta 1899, cuando se le incoportó la última tabla.

Hoy es un Monumento Nacional y un sitio donde es impensable la visita de un turista sin tomarse un foto ante esta joya arquitectónica e histórica, aunque haya perdido el cetro mundial ante el monasterio Sapanta-Peri.

Ese monasterio, construído en 1391, fue sede de la diócesis rumana del distritos de los Maramures, en Tansilvania, pero fue destruido en 1783.

Tras ocho años de trabajo concluyó la renovación del edificio en 2004 y con sus 78 metros de altura pasó a ser considerada la iglesia de madera más alta del mundo.

Si demeritar la iglesia rumana, se debe reconocer que los 43,5 metros de San Jorge fueron logrado con una tecnología más antigua pero que ha demostrado su valor durante más de 120 años.

Esta ubicadada en una rotonda en North Road en Lacytown, en Georgetown, una ciudad sudamericana y caribeña, mezcla de razas y de compleja historia que la convierten en un lugar apetecible para los viajeros, pese a que no cuente con mucha fama

El país en general es un verdadero paraíso para los amantes de la aventura en zonas que por su prservación conservan todavía características virginales, una naturaleza exuberante y una faunay flora de enorme riqueza.

Tal vez sigue siendo una desconocida para el turismo mundial porque, a diferencia de las islas del Caribe, carece de las playas atractivas con las que la región ha cimentado su industria de viajes.

Otro punto a favor es la gastronomía, pues en Guyana es posible probar platos de origen hindú, africano, inglés o caribeño. Es muy probable que el visitante también quede sorprendido por la calidad de algunos de sus rones como en todo el Caribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: