Estadio Bernabeu, un legado a punto de cambiar

Por Miguel Lozano/TurismoPlus.ORG

Más de 1.300,000 personas visitaron en 2017 el estadio Santiago Bernabeu, en Madrid, que desde 1947 se levanta como símbolo del Real Madrid, uno de los clubes de fútbol de mayor raigambre en el mundo.

Con su capacidad actual para 81,044 espectadores, la inmensa mole que domina el Paseo de La Castellana es ya un espectáculo en sí mismo, más allá de los acontecimientos históricos deportivos registrados sobre su cancha.

Recorrer sus instalaciones se ha convertido en un tour preferido por los visitantes de Madrid, amantes del Real o del fútbol, que pueden admirarlo por un costo de 18 euros.

El recorrido incluye una vista panorámica del estadio, visita a la sala de Historia, la posibilidad de atravesar el túnel utilizado por los jugadores, pisar el terreno de juego, sentarse en el banquillo, conocer la zona ténica y sentirse como un jugador en  los vestidores.

Para asegurar la visita del que es considerado el tercer museo más visitado de Madrid, es recomendable hacer la reserva en la web del estadio.

Su origen está vinculado a uno de los episodios más dolorosos de España, la Guerra Civil iniciada en 1936 que dejó en mal estado el estadio Chamartín y obligó a su restauración hasta llevarlo a 25,000 localidades.

Esa capacidad, sin embargo, se hizo pequeña para la demanda de los amantes del fútbol de Madrid y toda España, lo que llevó al presidente del país en aquel momento, Santiago Bernabéu, a iniciar una nueva construcción en el lugar.

Inaugurado en diciembre de 1947, el entonces llamado Nuevo Chamartín fue en su momento el mejor campo de Europa. Durante el primer partido el Real Madrid venció 3-1 al Os Belenenses de Portugal y a Barinaga correspondió marcar el primer tanto.

Pero si usted quiere visitar la instalación como es hoy debe apurarse, porque después de delaciones y debates parece haber llegado la hora de una remodelación aprobada desde 2014, que provocó una larga y aguda polémica.

Ahora se espera que en el verano de 2018, aprovechando el receso competitivo de tres meses desde el 12 de mayo se de un impulso definitivo a las obras aprobadas.

El primer paso, no obstante, debe ser la aprobación en la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid del proyecto de urbanización del entorno del estadio, las áreas ajardinadas y peatonales, y el espacio público que le circunda

Esta urbanización del entorno es una de las condiciones puestas por el Ayuntamiento al Real Madrid para autorizar las obras.

El proyecto final del nuevo Bernabeu incluye una cubierta de titanio al estadio para reducir los ruidos y afectaciones lumínicas hacia el exterior y proteger a los aficionados de la lluvia, el frío y el calor.

Asimismo será modificada la alineación de las plantas superiores de la fachada oeste para transformarlas en un estacionamiento, enmarcado por una cornisa sin apoyos en el suelo, que dará a la entrada forma de un atrio de 2,000 metros cuadrados.

Entre las críticas de la modificación se incluye que el Nuevo Bernabeu tendrá la misma capacidad, pese a un gasto estimado en 400 millones de euros y no solucionará el problema de algunas torres internas que obstaculizan la visibilidad.

Realmente, aunque se proyecta una nueva grada no se ganará mucho en aforo, pues se aumenta el espacio entre asientos para generar mayor comodidad, que será uno de los beneficios para los aficionados, además del techo.

El Nuevo Bernanbeu no será totalmente nuevo, pero tendrá una apariencia distinta, algo que no contenta a todos los jóvenes seguidores del Real Madrid ni a todos los más viejos, que marcaron momentos importantes de sus vidas en torno a un edificio que ya no será igual.

Nostalgias aparte, para el turista es aconsejable entonces hacer su tour por el estadio ahora, sin esperar por las novedades que, quizás, añadan modernidad y comodidad, pero podrán restarle algo de su magia del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: