El turismo huele bien en Dinamarca

TurismoPlus.ORG

“Algo huele mal en Dinamarca”, fue la frase que escuchó el príncipe Hamlet de su centinela Marcelo en el drama escrito por el célebre dramaturgo inglés William Shakespeare en 1601.

La frase representativa de una de las obras cumbres de la literatura universal, “The Tragedie of Hamlet, Prince of Denmark”, está. sin embargo, totalmente en desuso en la Dinamarca actual, que se prepara para recibir en 2018 un número record de turistas extranjeros.

Los daneses están, según expertos, imprimiendo gran velocidad a su industria del ocio y en tres años más espera tener suficientes camas de hotel para acomodar a 10 millones de turistas más de los que recibe actualmente, algo espectacular si se tiene en cuenta que esa estadística es el doble de la población del país.

La Cámara de Comercio del país europeo recordó que a principios del año en curso Dinamarca ocupó el cuarto lugar en el ranking de la entidad Intrepid Travel de “destinos que sufren un exceso de turismo”, un conteo basado en la tasa de turistas por habitante.

Ciertamente en 2017, el país tenía más de 28 millones de turistas y solo 5,8 millones de residentes. Pero el crecimiento, pese al fantasma del llamado “overtourism” no se detiene. Las tasas de ocupación hotelera actualmente rondan el 80 por ciento.

Según Bloomberg, se espera que la ciudad de Copenhague agregue 8,000 cuartos de hotel adicionales dentro de los próximos cuatro años. Se espera el turismo en la ciudad aumente casi un cuatro por ciento cada año hasta 2020.

Este año el clima danés ha contribuido al aumento. En los primeros seis meses tuvo temperaturas inusualmente cálidas, aunque lejanas al calor torturante de otros países europeos mas al sur. También se celebró en Copenhague la Copa Mundial de hockey sobre hielo en mayo.

No son los únicos elementos atractivos que puede ofrecer Dinamarca al también en aumento turismo internacional.

Algo que se puede encontrar en el país nórdico es el ambiente hogareño que mantienen los nacionales y que ofrecen, generosos, a los extranjeros de vacaciones. Le llaman el concepto hygge.

Tal emoción se describe por un escritor en Internet como una sensación de siempre sentirse allí en un ambiente hogareño, disfrutando de sabrosos alimentos caseros entre estos dulces y chocolate caliente, y estar tibio ante chimeneas acogedoras cubierto con mantas mullidas.

“Hygge significará diferentes cosas para diferentes personas dependiendo de sus experiencias pasadas, cultura y tradiciones, pero todos podemos tener hygge en nuestras vidas, lo reconozcamos o no”, según expresó el escritor en su blog.

Si gusta de las fiestas populares, Dinamarca podría tener una oferta que le recordará al Brasil, que está en sus antípodas geográficas. Se trata de un carnaval anual que está entre los mejores de Europa. Son especiales los que tienen lugar en la localidad de Aalborg y en Copenhague, con desfiles elegantes y muy alegres.. En Copenhague participan unos 100,000 espectadores cada año.

Y si quiere pasar vacaciones con sus hijos en ese país recuerde que el “verdadero Santa Claus” proviene de allí. El país se llena de “Santas” daneses en Navidad y sus alrededores, llenos de hermosas luces de hadas, el fresco aroma de los pinos, deliciosas golosinas y castañas.

Y también un vino excitante llamado gløgg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: