La Copa Mundial y las falsificaciones

TurismoPlus.ORG

El contrabando y el negocio ilícito también se visten de atletas en cada gran competición deportiva y, como en muchas ocasiones, la fabricación de implementos y artículos utilizados en la Copa Mundial de Fútbol Rusia-2018 no fue la excepción.

Cada 4 años el mundo entero se rinde a los pies del más universal de los deportes con la celebración de los torneos del orbe que, más allá de la competencia sobre las canchas, mueve cientos de miles de millones de dólares en materia de publicidad y patrocinios a favor de las firmas fabricantes.

Conocida como un importante centro exportador de China, la provincia de Zhejiang, con costas en el Mar de China, no escapa al aura del negocio de las mercancías deportivas falsificadas.

La negativa notoriedad de esa región volvió a quedar al descubierto con el hallazgo de grandes cargamentos de ropa de deporte listas para su exportación en sus aduanas de las ciudades de Ningbo y Yiwy.

Todo el material confiscado está relacionado en sus diseños con el certamen de Rusia-2018 y van desde habilitaciones completas de las selecciones participantes, hasta balones, zapatillas y otros artículos con etiquetas falsas de los patrocinadores oficiales del torneo, en especial Adidas y Nike.

En Ningbo incautaron 1.800 uniformes de fútbol falsos con etiquetas de la FIFA y 14.844 pares de calzado deportivo con las marcas de los auspiciadores.

En Yiwu también fueron confiscados casi 300 balones falsos, con el mismo diseño de la pelota oficial de mundial, aunque sin ostentar marca alguna.

La agencia china Xinhua admitió que Yiwu es conocida como “el supermercado del mundo” de artículos al por mayor y destacó la labor de las autoridades en contra de las falsificaciones a través de constantes operaciones aduanales y campañas públicas.

Al mismo tiempo, en Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang, fueron decomisados más de 32.000 artículos “que violaban los derechos de propiedad intelectual de la Copa Mundial”.

Dentro de los extranjeros que viajaron a Rusia con motivo de certamen del orbe, se incluyeron más de 100.000 chinos, pese a que China no clasificó para la competencia, lo que colocó a ese país como la tercera nación con más espectadores en Rusia-2018.

De ese total, un 57% son mujeres, según informó la operadora turística china Ctrip, que estima que los aficionados chinos gastarron más de 3.000 millones de yuanes (461 millones de dólares) en la sede de la Copa Mundial.

Para el traslado de esos aficionados hay unos 20 vuelos diarios desde China a Rusia con una capacidad total de 4.000 personas y una media de ocupación del 90%, reveló un funcionario de la dirección de turismo al extranjero de Ctrip.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: