Ruta OVNI pasa por México y Chile

TurismoPlus.ORG

Loa Objetos Volantes No Identificados (ovnis) no tienen que ser necesariamente de origen alienígena (como unos aseguran y otros niegan), pero ese misterio de otros mundos le confiere una atracción especial que en gran medida alienta una modalidad de turismo.

Según la revista especializada estadounidense UFO+Aliens (partidaria de la existencia de contactos extraterrestres) dos regiones de América Latina están ubicadas entre los  los 10 mejores lugares del mundo para ver ovnis.

Se trata de San Clemente, Chile y la capital de México, que acompañan en esa relación a Manitoba, en Canadá; Nevada, Los Ángeles, Texas y el St. Luis Valley de Colorado, en Estados Unidos; China; Australia y Reino Unido.

En el caso de Chile, coincide con una elección anterior de la revista Forbes realizada por Jim Dobson, un estadounidense que lleva 30 años viajando por el mundo a la caza de ovnis.

Dobson asegura que Chile es uno de los países donde se registran más avistamientos, en particular la comuna de San Clemente, que desde 2008 está incluída en una ruta que incluye  los lugares de los presuntos avistamientos de ovnis más célebres.

En este lugar, en medio de una extensa llanura en el oeste del país, se ubica el paraje conocido como El Enladrillado, unos bloques volcánicos que algunos consideran antiguas plataformas extraterrestres.

A México se le atribuye la visión de varios fenómenos que los partidarios de los contactos consideran tienen un origen alienígena, entre los más destacados el avistamiento de un extraño objeto registrado durante un eclipse solar el 11 de julio de 1991 que fue filmado por varias personas.

El fenómeno también conocido como UFO (por las siglas en inglés para objeto volante no identificado) comenzó en 1947 con el llamado “incidente Roswell”, cuando la prensa informó que se había estrellado un platillo volador en el desierto de Nuevo México.

Este hecho se mantiene como un elemento clave de las teorías de contactos alienígenas, pese a que la Fuerza Aérea de Estados Unidos aseguró que se trataba de un globo meteorológico.

Para muchos estos fenómenos tienen explicaciones científicas que van desde fenómenos ópticos hasta reflejos solares en satélites en órbita, pero otros muchos no acaban de ser convencidos.

De cualquier modo, los presuntos avistamientos de origen extraterrestre se convirtieron en una verdadera epidemia que más de 70 años después sigue viva y alienta una peculiar forma de hacer turismo y algunas rutas ovnis en diferentes regiones del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: