Peligro en el castillo de Drácula

Por Frank Martin/TurismoPlus.ORG

Es completamente real. El peligro ronda el castillo de Drácula.

Las autoridades rumanas decidieron cerrarlo hace poco para evitar hechos de sangre.

Pero  el vampiro Drácula, totalmente aún de celuloide, no está relacionado.  La razón del cierre fueron una osa y sus tres cachorros que  rondaban por la zona.

Ello ocurrió en mayo pasado  y con el cierre temporal se trató de evitar algún incidente con esos animales, que son numerosos en los bosques de la región.

Para llegar a la ciudadela en la cima  de la fortaleza, que está en una montaña en el centro de Rumanía es necesario trepar mil 480 escalones de áreas agrestes.

Los osos en cuestión fueron ya capturados y alejados de esas zonas, así que los turistas pueden aprovechar buenas ofertas en Internet para visitar la ciudadela  reparada en el siglo XV por el príncipe Vlad, quien sirvió de inspiración para la muy leída novela de terror “Drácula” del irlandés Bram Stoker.

El castillo Bran, también asociado con el supuestamente sanguinario conde, es una atracción mayor para los turistas.

Stoker, al escribir su novela en  1897, no imaginó nunca que su personaje daría la vuelta al mundo y sería el protagonista de filmes incluso muy complicados en el cual su personalidad inventada asola incluso a Londres  despertando pasiones humanas, oscuras y brillantes.

Y ha  arribado varias veces a ciudades tan distantes como Nueva York.

Se dice que algunos aspectos del personaje están basados en Vlad III, el Empalador, príncipe de Valaquia del siglo XV.  También  que desde niño Vlad III mostró una fascinación morbosa por las mazmorras del castillo de su padre.

En realidad fue un  héroe en su tierra, por la resistencia feroz que opuso al avance de los otomanos aunque, esos sí, fue en extremo cruel con sus enemigos.

El castillo de  Braşov en Transilvania, es un monumento nacional y uno de los puntos clave del turismo rumano por su antigüedad, por valor arquitectónico y por su vínculo con el conde Drácula.

Si quiere saber más sobre el misterio de Drácula -se dice de todas formas que este existe-  puede viajar  8 días, con sus siete tenebrosas noches, a la Rumania Transilvania Medieval. En su estancia está incluida la histórica capital del país, Bucarest.

Está en el programa una visita al centro de la zona histórica de la ciudad  donde se  encuentran las ruinas de la Antigua Corte Señorial construida en el siglo XV por el príncipe Vlad Tepes, conocido también como Vlad Drácula.

No se admiten osos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: