Casamiento en las nubes estilo argentino

TurismoPlus.ORG / Foto: Tren a las Nubes

Antes de la luna de miel, las parejas pueden desde ahora realizar su boda un poco más cerca del satélite natural de la tierra si abordan el Tren de las Nubes, una de las más llamativas atracciones turísticas de Argentina.

Se trata de un transporte ferroviario “de altura” que une a Salta, en el noroeste del país austral, con el viaducto La Polvorilla, sobre la Cordillera de los Andes.

La vía alcanza una altura de más de 4.220 metros sobre el nivel del mar y cubre un trayecto de 217 kilómetros a través de viaductos, túneles y otros accidentes del terreno a una velocidad de 35 kilómetros por hora.

El recorrido atraviesa el Valle de Lerma para introducirse en la Quebrada del Toro y llegar hasta la Puna de Atacama y permite contemplar una combinación  de paisajes de esa región argentina con la cultura andina y la mística de las historias sobre rieles.

Según lo establecido, los novios interesados deberán reservar la fecha y la cantidad de asientos para los invitados (con un descuento del 15% en el boleto)  y viajarán gratis, aunque antes deben pagar el proceso del matrimonio civil y abonar un 50% de ese costo por el servicio de a bordo.

El origen del nombre de la ruta surgió de una filmación hecha en la década de 1960 que refleja el momento en que el tren llega al Viaducto La Polvorilla y la locomotora produce una descarga lateral de vapor que, como consecuencia de la baja temperatura, quedó flotando por unos momentos en forma de nube.

El Tren de las Nubes tiene una capacidad de 468 pasajeros y fue incluido en el ranking de los 15 mejores viajes ferroviarios del mundo elaborado por la prestigiosa revista National Geographic y además recibió el Certificado de Excelencia Turística que otorga la plataforma de viajes TripAdvisor.

Casamiento en tren

Ofrece servicios de comedor, consultorio médico, audio, video y guías bilingües, sin descontar un cuerpo de seguridad privada y una ambulancia que acompañan al convoy.

La vía quedó inaugurada por el estado en julio de 1972 con la realización del primer viaje turístico y funcionó como servicio estatal hasta 1990, cuando el ferrocarril fue privatizado. 23 años después paso a manos del estado por medio de la sociedad del estado denominada Tren a las Nubes.

Actualmente, la oferta turística tiene dos variantes: un paseo de bus y tren o solamente en el ferrocarril.

La primera parte en vehículos desde la ciudad de Salta y avanza por varias  localidades hasta el paraje El Alfarcito y continúa por la Quebrada de las Cuevas y la llanura de Muñano hasta arribar a San Antonio de los Cobres, donde los pasajeros abordan el tren rumbo al Viaducto La Polvorilla.

La otra posibilidad es trasladarse por cuenta propia hasta San Antonio de los Cobres para abordar los vagones hasta el fin del recorrido.

En cualquier caso los novios se casarán en las nubes antes de pasar a la luna de miel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: