Begur, Pequeña Cuba de la Costa Brava

TurismoPlus.ORG / Foto: Carolina P. (Pixabay)

La historia de la Humanidad de algún modo es la suma de todas las migraciones desde que el primer hombre (¿en África?) decidió salir a caminar por el planeta.

Muchos viajeros se quedan en algún punto lejano o cercano al de su partida, pero otros regresan para darse cuenta muchas veces que ya no saben si regresaron o volvieron a irse y de alguna manera siguen viviendo en 2 lugares al mismo tiempo.

Cuando sucede lo último y por -vaya a saber por qué- el retorno se produce de una forma relativamente masiva pueden darse consecuencias pintorescas como la que el visitante constata hoy en Begur, un espacio de colinas y costas del Mediterráneo.

Aunque normalmente los folletos turísticos enfatizan sus playas, que no es poca cosa, este municipio de la provincia catalana de Gerona posee lo que sus autoridades denominan una especial personalidad histórica con su castillo medieval, pueblos de pescadores y sobre todo sus llamadas casas indianas.

Se trata de edificios de estilo colonial construidos por habitantes del lugar que había emigrado en el siglo XIX a América (sobre todo a Cuba, en este caso) para escapar de las penurias económicas y regresaron con una fortuna que les permitió disfrutar de una vida holgada.

Se estima que de unos 2,000 habitantes que tenía Begur, medio millar emigraron a América, sobre todo a Cuba, y muchos regresaron con fortunas que ayudaron a impulsar la economía local y darle su fisonomía característica y visible hasta hoy.

Esas nuevas condiciones les permitieron construir sus residencias marcadas por la influencia de aquel Nuevo Mundo y se convirtieron en lo que se denomina “casas indianas” que conforman una ruta turística con un perfil muy particular.

begur-casa-sora
Casa Sora / Visit Begur

Entre estos edificios se encuentra:

La casa Sora, construida alrededor de 1870 por la familia Cama-Martí con la fortuna adquirida en La Habana y en la cual todavía pueden verse frescos representativos de América.

En 1866 otro retornado, Bonaventura Caner Bataller, la casa que se identifica hoy con su nombre, asociado a la industria del corcho de Begur, alimentada con la riqueza traída.

La casa Pi, de Pere Pi Carreras, fue levantada con los recursos obtenidos junto con su hermano José en el negocio de comestibles e importaciones y exportaciones en Cuba.

Una de las más majestuosas es la de Más Carreras, de José Carreras Frigola, otro comerciante de Begur que hizo fortuna en Santiago de Cuba, igual que Santiago Mauri Carreras, cuya tienda de tejidos en Santiago de Cuba proveía al ejército español  y a su regreso edificó la casa Térmens en 1869.

Otros “indianos”  identificados por la historia local que legaron a Begur su curiosa arquitectura fueron Vicente Ferrer Bataller (dedicado en Cuba al comercio de tabaco y harina) y Pere Roger, fundador de una fábrica de tabaco en Santiago de las Vegas, también en Cuba.

La relación es mucho más extensa, pero la asociación no se limita a la arquitectura e incluye expresiones como la celebración de su Fiesta de Indianos (como en varias regiones de España) y festivales de habaneras, un género musical cubano del siglo XIX bastante extendido en la Costa Brava.

El visitante también puede aquí degustar un típico “mojito” en una Bodeguita del Medio catalana, un placer que sería casi pecado dejar de disfrutar en esta Pequeña Cuba del norte de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: