Santuario del Señor Caído de Monserrate

TurismoPlus.ORG

El Santuario del Señor Caído de Monserrate es considerado por la Iglesia Católica una basílica menor, pero  la devoción de los creyentes la hacen preferida para las peregrinaciones, hecho que lo convirtió en Semana Santa en el destino religioso más visitado de Colombia.

Además del valor espiritual para los devotos, la historia de este santuario es muy particular, pues fue levantado inicialmente cerca de Bogotá en honor a la Virgen de Monserrate, patrona de Cataluña, conocida como La Moreneta por el color oscuro de su rostro.

Pero la vida da muchas veces giros inesperados y la devoción mariana iniciada con la primera ermita levantada allí en 1640 con una réplica de la Virgen de Montserrate se convirtió en algún momento en cristológica por voluntad popular.

senor_caido_bogotaLa historia relata que la actual imagen  del Señor Caído fue colocada en 1656 y para hacerla más real su escultor, Pedro Lugo de Albarracín, le colocó pelo natural, que ha debido cambiarse varias veces desde entonces.

La impresionante obra, y sobre todo su naturalidad, es considerada por varios historiadores como la causa de la preferencia de los devotos, que la llevaron desde un pasillo lateral a ocupar la posición más relevante del templo.

Otros estiman que la causa fue la creencia de los numeros milagros realizados a quienes iban a orar ante la imagen del Señor Caído.

El templo está edificado en la cima de un cerro a 3,100 metros sobre el nivel mar y muchos de sus ladrillos fueron llevado por los peregrinos que subían hasta el lugar.

Según documentos históricos la instrucción dada para la creación de la obra fue hacer una representación de “un Santo Cristo Caído a los azotes y clavado en la Cruz” y con el tiempo ocupó el lugar de culto originalmente asignado a la Virgen de Monserrate.

Debido a losdaños sufridos por un terremoto el edificio original fue sustutido por una nueva iglesia neogótica diseñada por el arquitecto Arturo Concha Jaramillo.

Al Señor caído de Monserrate se le atribuye la sanación de enfermos y otras obras milagrosas, versiones respaldadas por testimonios de quienes han visto cumplidas sus súplicas y se les ve ascender a menudo hasta el tempo postrados de rodillas para expresar su agradecimiento.

Aparte de la fe religiosa, la belleza sobrecogedora del lugar y su historia lo hacen, además de un destino de peregrinación popular, un lugar digno de visitar en Bogotá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: