Qué busca el Turismo Lúgubre?

TurismoPlus.ORG

Nada mejor que una buena tragedia.

Esa “máxima” es la que, se dice, es una de las principales ofertas del “Turismo Lúgubre” u “Oscuro”, un nicho con un amplio perfil y gran trascendencia en todo el mundo.

La definición de ese tipo de turismo es clara. Se ha explicado a partir de viajes a lugares históricamente asociados con la muerte y las grandes tragedias humanas. Una derivación particularmente deprimente de esta modalidad es el llamado Tanatoturismo.

El título proviene de la antigua palabra griega thanatos para la personificación de la muerte, aunque en realidad se refiere más específicamente a la muerte pacífica. Para muchos turistas la principal atracción por los sitios trágicos, cuando son reales, es su valor histórico en lugar de sus asociaciones con la muerte y el sufrimiento.

Sin embargo, las demandas del mercado a veces distorsionan el concepto hasta extremos considerados como mortificantes.

“Ya capturamos una gran cantidad de visitantes metropolitanos de Melbourne que vienen a hacer los tours-fantasmas, pero queremos seguir promocionando nuestros sitios históricos a través de eventos y alojamiento boutique”, anunció recientemente una especialista australiana en viajes turísticos. No obstante aclaró que “existe una distancia entre solo mirar la historia de los lugares, y enfatizar el sufrimiento que sucedió allí”, agregó.

Se refirió a un sitio lúgubre en Ararat, en el oeste de Victoria, la única ciudad australiana que albergó al mismo tiempo a dos antiguos asilos mentales ya cerrados. Los lugares tienen una historia única y oscura, y el consejo local planea usar eso en su beneficio para aprovechar el llamado mercado de turismo lúgubre.

La gerente de turismo del Ayuntamiento Rural de Ararat, Julie Kilpatrick, dijo a la prensa que el poblado “tiene uno de los mejores ejemplos de turismo oscuro”. “Tenemos el asilo mental Aradale abandonado 151 años atrás y J-Ward, que alojó a criminales enloquecidos “durante 104 años, explicó la Sra. Kilparick.

Según la prensa local, el consejo también está investigando otros sitios de turismo oscuro en Australia, como el festival Dark MOFO de Port Arthur y Tasmania, para usar como modelo y hacer crecer las visitas a los manicomios propios.

“Me sorprende cuánta gente viene desde Melbourne solo para ver a J Ward.” Incluso recibimos gente que viene del extranjero. Creo que la historia, aunque sea triste y a veces aterradora, le da a la gente un sentido de intriga” subrayó. “Creo que el alojamiento sería una gran idea. Significaría que la gente se quedaría en la región y pasaría más tiempo aquí”, agregó.

Un sitio web australiano definió el turismo oscuro como un “área moral complicada”.Un conferencista de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Tasmania, el Dr. Robert Clark, dijo que “estamos notando más personas acudiendo a estos sitios que nunca antes”.

“Después del año 2000, los viajes oscuros comenzaron a hacerse populares y a comercializarse según el grado de horror y trauma. La tendencia incluye las historias de catástrofes masivas.”, dijo. En su opinión, “hay un poco de explotación y oportunismo” en torno al turismo oscuro”

Si una atracción turística es educativa o de explotación ello es definida tanto por sus operadores como por sus visitantes. Un estudio especializado afirma en Internet que los operadores turísticos motivados por la codicia pueden “ordeñar lo macabro” o reexaminar tragedias para una experiencia de aprendizaje.

“Los turistas que consumen productos de turismo oscuro pueden profanar un lugar y se necesitan estudios de casos para determinar quién gana y quién pierde “, aclaró. El comercio en torno a grandes tragedias es muy criticado por sectores sociales en diversos países.

Esto ocurre con frecuencia en los destinos de turismo oscuro que incluyen castillos y campos de batalla como Culloden en Escocia y Bran Castle y Poienari Castle en Rumania, antiguas prisiones como Beaumaris Prison en Anglesey, Gales y la exposición Jack the Ripper en London Dungeon.

El turismo en sitios de desastres naturales o desastres provocados por el hombre, como el Hiroshima Peace Memorial Park en Japón y Chernobyl en Ucrania, siempre están bajo cuidadoso análisis.

También se incluye en la vigilancia sitios de atrocidades humanas y genocidio, como el campo de concentración de Auschwitz en Polonia, el Salón Conmemorativo de la Masacre de Nanjing en China y el Museo del Genocidio Tuol Sleng en Camboya.

Muchos expertos piensan que en sus sitios más relevantes de tragedias reales, el “turismo oscuro” debe resaltar el interés histórico y humano y no explotar los sentimientos de dudosa diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: