Hallan en Perú geoglifos anteriores a Nazca

TurismoPlus.ORG

La riqueza arqueológica del Perú que atrae a miles de viajeros en sitios icónicos como Machu Picchu y Nazca, fue recientemente enriquecida con nuevos descubrimientos mediante teledetección, con satélites y drones.

Básicamente los hallazgos permitieron ubicar geoglifos hasta ahora desconocidos de las culturas Paracas y Topará, anteriores a la Nazca.

El hallazgo fue realizado en la provincia de Palpa, que limita con la provincia de Nazca, donde se hallan las famosa líneas con representaciones visibles desde grandes alturas que han intrigado durante años a los expertos.

Los descubrimientos se deben al programa GlobalXplorer, diseñado para identificar y proteger el patrimonio cultural y en el cual participa la National Geographic Society.

La organización GlobalXplorer moviliza voluntarios para ayudar a  descubrir y proteger parte del patrionio cultural mediante el uso de imágenes satelitales.

El programa fue enfocado a valles de Palpa y Nazca, de diciembre de 2017 hasta enero de 2018.

Citado por National Geographic Magazine Johny Isla, arqueólogo del Ministerio de Cultura de Perú, quien participó en el trabajo de campo, consideró que las nuevas evidencias  abren una puerta para formular hipótesis sobre la función y significado de los geoglifos.

Los responsables del Proyecto Arqueológico Palpa-Nasca  dijeron a esa publicación que una de las primeras conclusiones de los hallazgos es que los enormes dibujos no fueron trazados únicamente por la cultura nazca, sino también por se valles contiguos y desde tiempos aún más tempranos de lo pensado.

Según los adelantos, a diferencia de las líneas de Nazca muchas de las figuras de Paracas halladas representan a humanos, varios de ellos con apariencia de guerreros, que anteriormente podían ser vistas a distancia pero se hicieron invisibles con el tiempo.

En Palpa se descubrieron los primeros geoglifos en 1926, pero sólo posteriormente los expertos tuvieron conciencia de la magnitud de estos dibujos, en lo que pasó a denominarme Las Líneas de Palpa.

Este conjunto de cientos de geogllifos se puede apreciar parcialmente desde tierra, pues muchos fueron hechos en las laderas de cerros, aunque –como en el caso de Nazca- el gran alcance de estas figuras se observa desde la altura.

Las nuevas evidencias entregan a los expertos mas elementos para intentar descifrar el misterio de estas líneas y el objetivo de antiguas civilizaciones para crearlas, aunque no puedan ser vistas totalmente en esta región enigmática de Sudamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: