Selfies en Madrid: el Oso y el Modroño

TurismoPlus.ORG / Foto: Liandra (Pixabay)

Resulta casi imposible que los turistas que visiten Madrid no recorran la famosa Puerta del Sol y se tomen fotografías al pie de la estatua del Oso y el Modroño.

La plaza tiene un constante tránsito de personas y en ella se encuentran el kilómetro cero de España, el histórico edificio de la Casa del Correo y una estación del metro y es centro de manifestaciones de los más variados cortes políticos y sociales y escenario tradicional de las 12 uvas del Año Nuevo.

En 1994 también fue instalada una escultura ecuestre de Carlos III sobre un pedestal que muestra un resumen del reinado de esa figura de la historia española.

Pero uno de los puntos de más atracción turística es la figura que constituye el símbolo de la capital española: la Estatua del Oso y el Madroño, objetivo masi absoluto de los selfies de los visitantes de Madrid, que el año pasado superaron los 13.5 millones, la mitad de ellos extranjeros.

Erigida en 1967, la figura fue obra del artista Antonio Navarro Santafé, representa las armas heráldicas de la villa y está realizada en piedra y bronce con un peso de unas 20 toneladas y una altura de 4 metros.

La construcción muestra un oso parado apoyando sus extremidades delanteras sobre el tronco del modroño y dirigiendo sus fauces hacia uno de los frutos.

La versión más difundida sobre esa especie de árbol indica que su llegada a España data del año 400, cuando la península ibérica pertenecía al Imperio Romano y el Papa León I el Magno plantó un buen número de ejemplares en los jardines situados en lo que hoy es Madrid y sus alrededores.

No obstante, los investigadores apuntan que durante la invasión árabe al país, los musulmanes casi acabaron con los modroños por considerarlos un símbolo cristiano al ser plantados por orden del jefe de la Iglesia Católica. Pero algunos sobrevivieron en los bosques.

En cuanto al oso, la explicación sostiene que ese animal ya abundaba en tierras madrileñas desde la fundación de la ciudad, allá por la Edad Media.

Una estatua parecida de bronce y de 2.500 kilogramos de peso fue instalada en el estadio Wanda Metropolitano, inaugurado en 2017 y sede del club de fútbol más antiguo de España: el Atlético de Madrid, fundado en 1903.

En este caso, el modroño muestra 5 raíces que honran los anteriores cuarteles de ese plantel durante su más de un siglo de historia: Campo del Retiro (1903-1913), Campo de O´Donnell (1913-1923) y los estadios Metropolitano (1923-1966), Vicente Calderón (1966-2017) y el actual Wanda Metropolitano.

Una estatua que encierra diferentes etapas de gran significación en la historia española y que cada turista debe llevarse de regreso a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: